Confesiones de un 'twittero' desde el espacio


Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

Massimino (@Astro_Mike) durante la reparación del Hubble

"Comiendo chocolatinas en el espacio, las dejo flotar frente a mí y me las zampo como si fuera un pez". Aunque la imagen recuerda a un famoso episodio de los Simpsons, son palabras del astronauta Michael Massimino después de cinco días de duros trabajos de reparación del telescopio espacial Hubble.

El método elegido para comunicarse con los aficionados de la Tierra ha sido una cuenta de Twitter, la primera que se escribe desde el espacio y que ha servido para mantener puntualmente informados a más de 300.000 seguidores. Durante una semana a bordo del Atlantis, Massimino (@Astro_Mike), nos ha permitido conocer de primera mano lo que siente un astronauta mientras trabaja en el exterior de un transbordador, a una distancia 563 kilómetros sobre la Tierra.

"Al final de este paseo espacial", escribía el lunes, "he tenido tiempo de echar un vistazo a la Tierra, la imagen más asombrosa que he visto jamás". "Dormir en el espacio mola", aseguraba otro día, "amarras tu saco y flotas dentro de él, muy relajante".

Mediante pildoritas de 140 caracteres, @Astro_Mike nos ha confesado que echa de menos a sus hijos y a su mujer, nos ha relatado el cansancio tras una dura jornada y nos ha descrito el momento del día en que se sentaba a ver la Tierra girar con la música de Sting.

Sus mensajes son los de alguien agotado por el trabajo y sobrecogido por la experiencia. "Me costó trabajo dormir anoche", escribía a principios de semana, "las imágenes del trabajo y las vistas permanecían vívidas en mi mente". Pero el balance, a pesar de los momentos duros, ha sido en todo momento positivo: "Es una experiencia asombrosa", relataba, "el privilegio de volar al espacio y trabajar en el Hubble está más allá de mis sueños".

La música de los astronautas

Además de la cuenta de @Astro_Mike, la NASA ha utilizado Twitter para ofrecernos detalles en directo de cada operación. Su cuenta oficial (@NASA) ha informado de cada paso que daban los astronautas mientras cambiaban las baterías del delicado telescopio espacial o instalaban un nuevo componente.

Los twitteos también nos han permitido conocer cuál era la canción elegida por los astronautas para despertar cada día. Tras las escasas horas de sueño de los tripulantes, en el trasbordador han sonado las notas de Billy Joel, Jack Johnson o de la banda californiana Cake. Y todos los temas tenían algún guiño o alguna velada referencia a la experiencia que estaban viviendo esos días.

“Vi el mundo flotar hacia el lado oscuro de la luna”, decía la letra de Kryptonite, el tema elegido por el piloto Gregory C. Johnson para recibir el primer día de trabajo. "Quién me va a decir lo que es imposible", cantaba Jack Johnson minutos antes de que los astronautas encararan un nuevo desafío.

Más twitteros espaciales

El uso que está haciendo la NASA de las redes sociales está siendo ejemplar en muchos aspectos. Las sondas espaciales tienen desde hace tiempo su propio Twitter y han ofrecido algunas informaciones en primicia. Así sucedió, por ejemplo, con el emocionante twitteo de la sonda Phoenix informando de que había encontrado hielo en Marte o cuando el Mars Roversanunció que su compañero Spirit revivía.

El próximo astronauta twittero ya tiene su cuenta y está relatando sus experiencias a sus seguidores. Desde la Estación Espacial Internacional, a la que tiene previsto subir en el mes de junio, Mark Polansky (@Astro_127) responderá a las preguntas que los usuarios le formulen a través de Youtube, con el fin de acercar la experiencia a más ciudadanos.

De momento ya está contando algunos entresijos interesantes sobre el entrenamiento de un astronauta. "Revisando los protocolos de emergencia por si se da un mal día", escribía hace unas horas. Y va más lejos en los detalles: "No todos los entrenamientos son glamourosos", afirma, "Revisando los procedimientos para usar el váter en órbita. ¡Pasaremos un mal día si se rompe!".

Pase lo que pase, sólo hay una cosa segura: si el váter se estropea, los primeros en leerlo serán sus seguidores en Twitter.