Descubren el origen de la atracción de los gusanos de seda por las hojas de morera

(((Noticia embargada hasta las 18:00 horas de hoy)))

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad de Tokio y el Instituto de Tecnología de Kioto en Japón han descubierto el origen de la atracción de los gusanos de seda por las hojas de morera, su fuente principal de alimento. Una esencia de jazmín emitida en pequeñas cantidades por las hojas activa un receptor olfativo específico en las antenas de los gusanos de seda. Los resultados del estudio se publican en la revista 'Current Biology'.

Los resultados contradicen la noción de que los insectos son atraídos a las plantas que frecuentan a través del reconocimiento de una mezcla de componentes volátiles por una combinación de receptores. Además, los descubrimientos podrían también tener implicaciones prácticas para quienes explotan los gusanos de seda para la producción de seda.

La 'Bombyx mori', la polilla de la seda doméstica, no se encuentra ya en la naturaleza y como consecuencia tiene parejas reducidas, no se alimenta, no puede volar y responde sólo a una feromona sexual para la reproducción. Debido a su valor comercial y a la estrecha asociación con los humanos, los gusanos de la seda y su atracción a las moreras ha sido un tema científico de interés.

Según explica Kazushige Touhara, investigador de la Universidad de Tokio, "a mediados del siglo pasado se dijo que varios componentes volátiles de las moreras atraían a los gusanos de seda, sin embargo, estos olores resultaron tener un débil atractivo para los insectos. Ninguno de los aromas abundantes en las hojas atrajeron a los gusanos tampoco. Descubrimos sin esperarlo que el componente de jazmín no era el más abundante y que estaba presente en pequeñas cantidades".

Los investigadores también descubrieron 20 receptores olfativos activos en las antenas de las larvas de los gusanos de seda. De ellos, sólo uno responde de forma fuerte al componente de jazmín. Cuando ese receptor se vuelve activo, los insectos se mueven hacia el origen del olor.

Touhara señala que el componente debería añadirse a las dietas artificiales con las que se alimentan a los gusanos de seda domésticos para aumentar su ingesta de alimento. El investigador añade que si las plagas de insectos recibieran la influencia de componentes únicos como este, los sintéticos diseñados para bloquear los receptores subyacentes podrían servir como una forma nueva y segura de controlarlas.