En vigor la nueva orden de medidas contra la brucelosis bovina, menos restrictiva al disminuir la incidencia

SANTANDER, 25 (EUROPA PRESS) La nueva orden que regula en Cantabria las medidas sanitarias para la erradicación de las enfermedades objeto de campaña de saneamiento, en especial la brucelosis bovina, está ya en vigor. Se trata de una normativa menos restrictiva que la anterior, que se acomoda así a los datos de disminución de la incidencia de la enfermedad en la comunidad autónoma. Según destacó hoy en nota de prensa la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad, para la redacción de la norma se ha tenido en cuenta la situación epidemiológica actual de esta enfermedad, muy diferente a la existente en el año 2003. Entonces, la prevalencia de establos afectados era del 5,49 por ciento, mientras que actualmente este índice se encuentra por debajo del 1 por ciento, con una incidencia en animales de las más bajas de España, con una positividad del 0,06%, cuando en el año 2003 este índice era del 0,89%. Esta situación favorable sostenida en las tres últimas campañas permite suprimir ciertas medidas establecidas con anterioridad. Así, la nueva Orden publicada por la Consejería elimina la denominada zona de actuación especial de lucha contra la brucelosis, que estaba constituida por 35 municipios de la zona de montaña de Cantabria y cuya declaración estaba basada en la alta prevalencia de la enfermedad en esta zona. Igualmente, se han suprimido los requisitos sanitarios adicionales que se exigían a las explotaciones ubicadas en estos municipios, igualándolos al resto de la Comunidad Autónoma. Por otro lado, la anterior normativa, ahora derogada, establecía periodos de cuarentena de tres meses de los pastos comunales en determinadas zonas. Esta medida se ha revisado, limitándola a los casos en los que se confirme la presencia de la brucelosis en algún animal que haya acudido a un pasto comunal en concreto. Esta nueva regulación ha permitido la apertura anticipada de los pastos comunales de todos los municipios de Cantabria, salvo dos, que se abrirán el próximo 31 de marzo. Otra de las medidas que se han modificado es la duración de la inmovilización de las explotaciones afectadas. La inmovilización consiste en el aislamiento de los animales del rebaño en sus propias instalaciones para prevenir la difusión de la enfermedad a otras explotaciones. Con la nueva Orden, el levantamiento de la inmovilización, en el caso de la brucelosis bovina, se permite con la realización de una prueba al mes del sacrificio de los animales, cuando anteriormente se exigían dos pruebas, la segunda de ellas a los tres meses del sacrificio. Según Ganadería, estos nuevos plazos son más adecuados a la situación de la brucelosis bovina en la cabaña ganadera, y no suponen en el momento actual ningún riesgo adicional para el resto de rebaños no afectados por la inmovilización. Finalmente, la Consejería destacó que se está avanzando, en colaboración con el sector ganadero y sus representantes, en la consecución del fin último de la campaña de saneamiento, que es la erradicación de las enfermedades objeto de la misma. Además, en este proceso las medidas que se aplican se van adaptando a las nuevas y favorables circunstancias, con el fin de beneficiar a los ganaderos en la gestión y manejo de sus explotaciones.