Sindicatos médicos piden extremar la protección en laboratorios

MADRID, 30 (EUROPA PRESS) La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) pidió este lunes que se extremen las medidas de protección adecuadas para evitar posibles contagios de infecciones, después de que el pasado viernes falleciera el jefe del servicio de Anatomía Patológica del Hospital Universitario Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares), Antonio Ruiz Villaescusa, después de un posible contagio por contacto con pacientes afectados por la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Según dicha entidad, este neuropatólogo "contaba con todos los recursos necesarios para protegerse de la transmisión", pero dado que llevaba realizadas más de 500 autopsias "pudo entrar en más de una ocasión en contacto" con polvo óseo procedente de cráneos humanos afectados por la Encefalopatía Espongiforme Transmisible Humana (Creutzfeldt-Jakob). De hecho, advierten de que esta enfermedad no sólo se transmite por comer carne o entrar en contacto directo con los tejidos de animales contaminados, sino que hay otra modalidad de transmisión, la iatrogénica o CJD, que se produce a partir de procesos quirúrgicos, como trasplante de córnea de donantes infectados o la trepanación craneal para realizar necropsias. En estos casos, a los que estuvo expuesto en más de una ocasión el doctor Ruiz Villaescusa, según CESM, se produce un polvo óseo a través del cual pueden difundirse priones --partículas más pequeñas que los virus-- que una vez inhalados, son capaces de desencadenar el síndrome referido.