Astrofísicos diseñan un mapa de la Vía Láctea


MADRID|

Científicos han creado un mapa detallado de la Vía Láctea utilizando dos de los mayores radiotelescopios totalmente orientables del mundo ubicados en Alemania y Australia. La investigación analizó el hidrógeno --el elemento atómico neutro más abundante en el espacio y el principal componente de las estrellas y las galaxias-- a través de todo el cielo en un estudio conocido como HI4PI.

El proyecto requirió más de un millón de observaciones individuales y unos 10.000 millones de puntos de datos individuales. El astrónomo de la Universidad de Bonn, en Alemania, Juergen Kerp explica que aunque el hidrógeno neutro es bastante fácil de detectar con los radiotelescopios modernos, cartografiar todo el cielo es un logro significativo.

"El ruido causado por los teléfonos móviles y las estaciones de radiodifusión contamina las débiles emisiones procedentes de las estrellas y las galaxias en el Universo", explica. "Por lo tanto, deben desarrolarse algoritmos informáticos para limpiar cada punto de datos individual de esta interferencia humana no deseada. Se han dedicado miles de horas o más de observación para crear el producto final de datos científicos dados a conocer hoy", añade.

La investigación HI4PI empleó el Observatorio Parkes de CSIRO y el Radiotelescopio Effelsberg de 100 metros operado por el Instituto Max-Planck de Radioastronomía, en Alemania. Este trabajo mejora el anterior estudio de hidrógeno neutro, la investigación Leiden-Argentina-Bonn (LAB), por un factor de dos en sensibilidad y un factor de cuatro en la resolución angular.

El profesor Lister Staveley-Smith, del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía, subraya que el estudio revela por primera vez detalles finos de las estructuras entre las estrellas de la Vía Láctea. "Estas estructuras se habían manchado por la toma de grandes muestras del cielo en la investigación LAB -explica--. Los estudios piloto de los datos de HI4PI muestran una gran cantidad de estructuras filamentosas nunca antes vistas. Se hacen visibles nubes diminutas que parecen haber avivado la formación de estrellas en la Vía Láctea hace miles de millones de años. Estos objetos son demasiado tenues y demasiado pequeños para ser detectados incluso en otras galaxias más cercanas a nosotros".

El profesor Benjamín Winkel, del Instituto Max Planck de Radioastronomía, apunta que tener una imagen más clara del hidrógeno en la Vía Láctea también ayudará a los astrónomos a explorar galaxias incluso a distancias cosmológicas. "Al igual que las nubes en el cielo, todas las observaciones que recibimos del universo distante tienen que pasar a través del hidrógeno en nuestra propia Vía Láctea", afirma.

"Los datos HI4PI nos permite corregir con precisión todas estas nubes de hidrógeno y limpiar la ventana a través de la que estamos viendo", detalla este autor de esta investigación, que se revela en un artículo publicado en la revista 'Astronomy and Astrophysics'. Los datos HI4PI estarán disponibles gratuitamente para los científicos de todo el mundo a través del centro de datos astronómicos de Estrasburgo, en Francia.