Cientos de agujeros negros errantes vagan por la Vía Láctea, aunque no amenazan la Tierra

Etiquetas

WASHINGTON, 29 (EUROPA PRESS)

Suena como un complot de ciencia ficción: agujeros negros errantes vagan por nuestra galaxia, amenzando con tragarse cualquier cosa que se les aproxime. De hecho, nuevos cálculos realizados por Ryan O'Leary e Avi Loeb, del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, sugieren que cientos de agujeros negros masivos, abandonados desde los tiempos del universo primario, pueden estar deambulando por la Vía Láctea.

Sin embargo, hay buenas noticias: la Tierra es segura. El agujero negro vagabundo más cercano reside a miles de años luz de nuestros hogares: los astrónomos están entusiasmados con lozalizarles, aunque, por las pistas conocidas, participaron en la formación de la Vía Láctea.

"Esos agujeros negros son reliquias del pasado de la Vía Láctea", dijo Loeb. "Podría decirse que somos arqueólogos estudiando esos restos para aprender sobre la historia de nuestra galaxia y la formación de los agujeros negros en el Universo primario", dijo.

De acuerdo con la teoría, los agujeros negros errantes se produjeron en el centro de las galaxias enanas, y cuando éstas colisionaban entre sí, sus agujeros negros se fusionaban en uno. Durante ese proceso, la emisión direccional de radiación gravitatoria causaría un retroceso del agujero negro, un efecto que terminaría expulsando el agujero negro fuera de su galaxia enana, pero no lo bastante rápido como para dejar su cercanía completamente. Como resultado, esos agujeros negros seguirían hoy en día rondando el borde exterior de la Vía Láctea.

Cientos de agujeros negros errantes deberían estra circulando por los alrededores de la Vía Láctea, con masas de entre 1.000 y 100.000 soles. Resulta difícil su localización porque sólo quedan a la vista cuando tragan o absorben materia, según el estudio publicado por estos astrónomos en la edición online de 'Monthly Notices of the Royal Astronomical Society'. Una forma de dar con ellos podría ser la observación de un grupo circundante de estrellas arrancada de la galaxia enana cuando el agujero negro escapó. Sólo las estrellas más cercanas al agujero negro habrían sido arrastradas, de forma que el grupo sería muy compacto.