El PP considera que la nueva Ley de la Ciencia precisa de un "compromiso político fuerte" entre PP y PSOE

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El portavoz del PP en la Comisión parlamentaria de Ciencia e Innovación, Gabriel Elorriaga, afirmó hoy que la nueva Ley de la Ciencia, que sustituirá a la vigente de 1986 y se encuentra en manos del Departamento de Garmendia en proceso de elaboración, "lo que realmente necesita" es un "compromiso político fuerte" entre las dos grandes fuerzas políticas españolas.

"Es eso, mucho más que cualquier reforma legislativa u organizativa, lo que ahora requiere nuestro sistema de ciencia y tecnología. La ley debería ser el instrumento para plasmar esos compromisos a través de un amplio acuerdo entre las dos grandes fuerzas políticas españolas, de una manera irreversible e inequívoca", comentó Elorriaga.

Así lo explicó Elorriaga a Europa Press, al tiempo que señaló que este compromiso debe ser "continuado en el tiempo, con objetivos claros y ampliamente compartidos". Además, puntualizó que "ningún cambio legislativo" resolverá por si sólo las necesidades que tiene planteadas la Ciencia en España.

Además, su formación política apuesta por una nueva normativa de Ciencia, que sustituirá a la vigente de 1986 y su nueva elaboración se encuentra en manos del Departamento de Garmendia, que coordine las administraciones, empresas y comunidad científica, al tiempo que señaló que también es preciso un ámbito de aplicación amplio, que incluya la totalidad del sistema español de ciencia e innovación.

Igualmente, propone la creación de una serie de instrumentos financieros específicos que permitan la programación plurianual del gasto público, así como la planificación de una nueva carrera investigadora, "más flexible y profesionalmente atractiva".

Por otro lado, indicó que la desaparición del Ministerio de Ciencia y Tecnología en 2004 y su posterior "reinvención parcial" en Ministerio de Ciencia e Innovación en 2008, además de "costosos e ineficaces cambios organizativos", ha traído consigo un "vaivén constante en las prioridades, estrategias y objetivos que, sin duda, ha contribuido a entorpecer la dinámica que había sido creada y ha restado capacidad a la función tractora que debe ejercer el gasto público sobre el privado en este campo", explicó.

En cuanto a la 'mutilación' del área de Universidades en el MICINN en abril de 2009, a juicio de Elorriaga, refuerza la sensación de una falta de estrategia para impulsar el sistema de ciencia e innovación español, unida a unos recortes presupuestarios, "que explican el desconcierto actual".

En este sentido, apuntó que los "pobres resultados" saltan a la vista y que, a pesar de los esfuerzos presupuestarios, el último informe sobre innovación, recientemente presentado por la Comisión Europea, pone de manifiesto "el retroceso español que sitúa a España en el puesto 16 entre los miembros de la Unión, muy por debajo de la media y alejándonos de ella".