Internet protege los tesoros arqueológicos inundando de copias el mercado, según un estudio

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Las subastas en Internet de restos arqueológicos han tenido un efecto distinto al que temían los científicos. En lugar de intensificar la rapiña y el saqueo de objetos en yacimientos de antiguas civilizaciones, se ha producido un auge en el negocio de la falsificación de estos tesoros, en muchos casos difícil de detectar.

Después de trabajar durante 25 años en yacimientos del Perú inca, el arqueólogo de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), Charles Stanish, contuvo la respiración cuando hace unos diez años se lanzó en Internet el sitio de subastas eBay. Realmente, eBay ha alterado drásticamente el transporte y venta de productos ilegales, según explica este experto en un artículo del último número de la revista Archaelogy, pero no en la forma en que los expertos temían.

Mejorando el acceso a un mercado global, eBay ha creado de forma desparecibida un vasto mercado de copias de restos arqueológicos, reconvirtiendo a la producción de copias a poblaciones enteras dedicadas anteriormente al saqueo, según Stanish. La proliferación de esas copias también ha provocado una reducción en el incentivo al saqueo en busca de restos auténticos, debido a los riesgos percibidos por el mercado a su adquisición en subastas por Internet.

Stanish ha estado rastreando objetos arqueológicos ofertas en Internet durante más de nueve años. Sus conclusiones también han sido confirmadas por datos procedentes de las aduanas de Estados Unidos, que en ocasiones le requiere para autentificar objetos incautados. De forma complementaria, Stanish visitó talleres en Perú y Bolivia especializados en reproducciones de cerámica y entrevistó a los artesanos. Su conclusión fue que en estos países asi como en China, Egipto o México, la producción de falsificiaciones arqueológicas ha crecido de forma frenética.

Cuando empezó su seguimiento en las subastas de antigüedades en eBay, Stanish se centró principalmente en objetos relacionados con su campo. En ese momento, el porcenatje de copias y de objetos reales se repartía al 50 por ciento. Cinco años después, el 95 por ciento eran copias. Eso sí, Stanish reconoce que la calidad de éstas ha mejorado sensiblemente. Asi, estima que un 30 por ciento de antigüedades disponibles en eBay son claras falsificaciones, y que sólo un 5 por ciento corresponden a genuinos tesoros. El resto es dificil de precisar y pueden pasar como auténticas siendo copias.