Investigadores de la UPM desarrollan una técnica para producir papel a partir de los restos de la flor del cardo

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con el Instituto Superior de Agronomía de Lisboa, han desarrollado una técnica novedosa para producir pasta de papel a partir de la biomasa residual de la flor del cardo, 'Cynara cardunculus L', consiguiendo entre 10 y 20 toneladas de biomasa por hectárea, según la pluviometría.

Según informó hoy la universidad, el papel resultante, elaborado con la fracción de pelos y vilanos de los capítulos o cabezuelas de la planta, "aumenta el interés económico por este cultivo". Así, hasta el momento, todos los ensayos de fabricación de pulpa de papel han sido exitosos y demuestran la gran potencialidad de ambas fracciones para producir este material.

En este sentido, señalan que, gracias a la naturaleza lignocelulósica de esta biomasa, compuesta mayoritariamente de lignina y materiales celulósicos, y a su bajo contenido de humedad, "es posible su utilización adecuada como biocombustible sólido para aplicaciones térmicas".

Por otra parte, los científicos han descubierto que las semillas de esta planta, de composición oleaginosa y aspecto muy similar al de las pipas de girasol, "también puede utilizarse como materia prima para la producción de biodiésel o para usos dietéticos", al contener un 25 por ciento de aceite.

Asimismo, han demostrado que vilanos y páleas "están constituidos por fibras longitudinalmente alineadas, sin espacios huecos ni médula, pero con notables diferencias morfológicas entre ellos". Esto es lo que les otorga una "alta calidad papelera" respecto a otras fracciones antes estudiadas, según los científicos.

Finalmente, apuntan que, a pesar de que no es la primera vez que ambas instituciones colaboran en un proyecto de estas características y ya obtuvieron pasta de papel a partir de sus tallos con anterioridad; la novedad radica en que han partido de una orientación "totalmente novedosa", basada en la aptitud de los vilanos y las páleas de producir biomasa residual.