Las obras de la Nave Boetticher comenzarán en junio y la Catedral de las Nuevas Tecnologías podría inaugurarse en 2011

Tendrá tres ámbitos para exhibiciones, innovación y congresos, y costará 34 millones financiados por el Plan Avanza de Industria

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

Las obras de la Nave Boetticher, en el distrito madrileño de Villaverde, comenzarán el próximo mes de junio, por lo que la proyectada y largamente deseada Catedral de las Nuevas Tecnologías podría inaugurarse en 2011 con el objetivo de "formar y educar a los ciudadanos y empresas en materia de nuevas tecnologías e innovación".

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, presentó hoy el proyecto acompañado por el ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián. En el acto estuvieron asimismo muchos miembros de la Corporación municipal, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, David Lucas, y el portavoz adjunto de IU, Ángel Lara; y los representantes de UGT, José Ricardo Martínez; de CC.OO., Javier López; de CEIM, Arturo Fernández; y de la FRAVM, Nacho Murgui.

El proyecto de reforma de la nave donde se asentaba la antigua fábrica de ascensores Boetticher y Navarro, que quebró en 1992, es el resultado de un concurso de ideas convocado en 2006 y que ganó la propuesta 'Banda Ancha', de Josemaría Churtichaga y Joaquín Lizasoain. En él se contempla una edificabilidad de 15.000 metros cuadrados y otros 8.000 de nuevos espacios públicos urbanizados.

Respetando la estructura original de la nave, que mide 140 metros de largo y 16 de alto, se utiliza como un enorme contenedor donde colocar los distintos elementos que formarán el complejo. Un filtro alrededor de todo el perímetro permitirá el control de los accesos e intensidad de la luz natural. Además, se integrará el aparcamiento mediante un orden de pórticos y se contará con paneles solares, placas fotovoltaicas, cubiertas ajardinadas para control de temperatura y recogida de aguas.

El ámbito de la mal llamada Nave Torroja, quedará dividido en tres partes: el Centro de Interpretación de las Nuevas Tecnologías se instalará en la antigua nave, donde además habrá una Mediateca, un Ecoespacio y una zona de exposiciones temporales y permanentes de robótica, domótica, biotecnología... así como sus aplicaciones actuales y futuras.

La segunda parte es el Centro de Alto Rendimiento para pymes, dedicado a la innovación y la creatividad empresarial en todas sus facetas. Estará ubicado en La Torre, un nuevo icono para el sur de la ciudad desde cuyas siete plantas se dará apoyo a los innovadores madrileños a la hora de mejorar sus empresas con el uso de las nuevas tecnologías. Como extensión a la torre se creará el Escaparate de la Innovación, un espacio de trabajo y exhibición.

Por último, el Centro de Divulgación y Convenciones contará con un salón de congresos con capacidad para un millar de personas, salas polivalentes y aulas de formación en una configuración "flexible y polivalente". Además, este proyecto se completará con la Catedral On-line y con Madrid On Rails, un centro de dinamización y promoción de pymes a través de software libre ubicado en Vicálvaro. Ambos comenzarán a funcionar a lo largo de este año.

Las obras costarán 34 millones de euros que aportará el Ministerio de Industria a través del Plan Avanza, un préstamo que deberá ser devuelto en un plazo de quince años con un tipo de interés del 0 por ciento. De ellos, 24 millones se destinarán íntegramente a obras. Además, el Consistorio destinará unos 5 millones de euros al año para los contenidos de la Catedral.

FUNDAMENTAL EN TIEMPOS DE CRISIS

Durante el acto de presentación, Gallardón aseguró que este proyecto "cobra mayor sentido que nunca" en un momento en que "la capacidad para construir un nuevo modelo de desarrollo ligado a las nuevas tecnologías, que son el factor que puede salvar la brecha que separa la economía española de otras, la menor productividad, está a prueba".

"Este proyecto es muy importante para Villaverde y Madrid, pero también para la Comunidad de Madrid y para toda España", afirmó el alcalde, añadiendo que "es una síntesis muy inteligente de tecnología y nueva construcción al servicio de los ciudadanos para que puedan transformar la información en conocimiento y, luego, en cultura".

Por su parte, el ministro de Industria recordó que "la tecnología del conocimiento siempre ha estado entre las prioridades del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero" y destacó la necesidad de que haya "colaboración con las comunidades autónomas, los ayuntamientos, los agentes sociales y económicos, los vecinos y la comunidad científica".

Además, apuntó que en los últimos tres años el Plan Avanza ha aportado 6.500 millones de euros a proyectos de este tipo (1.400 millones sólo en la Comunidad de Madrid) y avanzó que en el próximo trienio (2009-2011) se reeditará esta iniciativa con 1.500 millones más para "capacitar digitalmente a empresas y ciudadanos, en entornos digitales más seguros y con centros experimentales como éste".

Por último, indicó que Madrid es la ciudad "donde más han crecido los usuarios de Internet en los últimos años" --más del 150 por ciento desde 2005 según datos municipales-- y subrayó que ahora el 95 por ciento de las empresas y el 65 por ciento de los hogares cuentan ya con conexión con banda ancha.

"No queremos caer en la autocomplacencia porque la crisis hace las cosas muy difíciles, pero este proyecto será una herramienta muy importante para salir de ella. Anticipa el fin del invierno y la llegada de la primavera, que marca la recuperación de la crisis económica", concluyó Sebastián.

Por su parte, el delegado de Economía y Empleo del Ayuntamiento, Miguel Ángel Villanueva, afirmó que el proyecto "respetará" el nombre de Catedral, que fue puesto por los propios trabajadores de la fábrica Boetticher en su momento. A este respecto, Javier López (CC.OO.) consideró que "no es casual que se haga este acto el 14 de abril, Día de la República de los trabajadores, y que fueran los trabajadores los que decidieran llamar Catedral a este espacio que será bautizado como tal para siempre".

CONCURSO SOCIAL

Y es que los sindicatos apoyan la iniciativa, igual que la patronal y los vecinos. El secretario general de Comisiones Obreras afirmó que "las nuevas tecnologías deben llegar a toda la sociedad y ponerse al servicio de la libertad" y consideró que "este tipo de iniciativas tienen efectos para crear industrias modernas y con futuro".

Su homólogo en UGT, José Ricardo Martínez, consideró que "este espacio es ejemplo de voluntad y compromiso de todos los presentes" y también destacó la coincidencia entre el año de cierre de la fábrica (1992), en plena crisis económica, y el de inicio de este proyecto, también con una coyuntura desfavorable. "También es importante que sean dos administraciones quienes lo hagan, lo que demuestra que la competencia entre administraciones no cabe en determinados momentos como éste", añadió.

El presidente de CEIM, Arturo Fernández, recordó que "las empresas, sobre todo las pymes, deben adaptarse a una economía global basada en las nuevas tecnologías" que aportan un valor "táctico por la mayor eficiencia y productividad" y un valor "estratégico en su relación con el entorno".

"El uso de las nuevas tecnologías no es una opción, sino la única alternativa para mejorar la competitividad", añadió, reclamando el apoyo de las instituciones públicas para acometer las inversiones necesarias y para ofrecer formación en esta línea innovadora.

Por último, el presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), Ignacio Murgui, se felicitó por haber "alcanzado una reivindicación vecinal de más de catorce años", subrayó que éste es el proyecto más importante del Plan Especial de Inversiones de Villaverde y pidió que su realización no se alargue "otros diez años" ya que es necesario para garantizar "el reequilibrio territorial y económico" en la zona.