Los astronautas del Atlantis sacar de órbita el Hubble para efectuar su revisión

WASHINGTON, 13 (Reuters/EP)

Los astronautas que viajaban abordo del transbordador Atlantis sacaron hoy de órbita al telescopio espacial Hubble y lo colocaron en la plataforma de carga para efectuar la revisión que les ha llevado hasta el espacio.

El comandante Scott Altman acercó el Atlantis a 10 metros del telescopio y la tripulante Megan McArthur utilizó un brazo robótico de la nave para tomar el telescopio, mientras la nave se desplazaba sobre Australia.

"Houston, Atlantis. El Hubble ha llegado a bordo del Atlantis", transmitió por radio Altman a la Misión de Control. La última visita al telescopio que había realizado la NASA fue en 2002 y había planeado regresar para una misión de servicio un par de años más tarde, pero la destrucción del transbordador Columbia mientras entraba en la atmósfera terrestre en 2003 desbarató sus planes.

La misión fue restablecida después de que los ingenieros diseñaron un plan de rescate en caso de que el Atlantis sufriera daños durante el lanzamiento, como ocurrió con el Columbia. En el estallido del transbordador murieron siete tripulantes.

Como el Atlantis se dirige hacia el telescopio y por lo tanto se encontrará lejos de la Estación Espacial Internacional, la NASA tiene un segundo transbordador preparado para una misión de rescate en caso de ser necesario.

El Atlantis no sufrió daños serios durante su lanzamiento el pasado lunes. Aunque tiene cuatro rasguños que cruzan cuatro losas del escudo anti calor en el ala derecha y que fueron descubiertos ayer durante una inspección en vuelo no son considerados un peligro.

La NASA aseguró aun así que no se necesitarán inspecciones adicionales del área, dejando que los siete tripulantes del Atlantis se centren en la principal meta de su misión: reparar el Hubble.

Cinco de los instrumentos científicos del telescopio están estropeados y actualmente está utilizando el último set de giroscopios de posicionamiento, un ordenador de respaldo para formatear los datos transmitidos a la Tierra y baterías de 19 años que sólo pueden ser cargadas hasta la mitad.

Con las reparaciones y mejoras, la NASA espera que el telescopio se mantenga en funcionamiento al menos hasta 2014, para que pueda funcionar paralelamente con su reemplazo, el telescopio espacial James Webb. La tripulación realizará caminatas espaciales cinco días. La primera está programada para mañana.