Un libro del historiador Jordi González analiza el papel de la Falange en Menorca

  • Mahón (Menorca), 15 abr (EFE).- "La Falange Española participó de forma intensa y decisiva en la formación y consolidación del régimen franquista en Menorca", ha manifestado a EFE el historiador Jordi González Vidal, autor del libro "La Falange a Menorca 1939-1943. Els primers anys".

Un libro del historiador Jordi González analiza el papel de la Falange en Menorca

Un libro del historiador Jordi González analiza el papel de la Falange en Menorca

Mahón (Menorca), 15 abr (EFE).- "La Falange Española participó de forma intensa y decisiva en la formación y consolidación del régimen franquista en Menorca", ha manifestado a EFE el historiador Jordi González Vidal, autor del libro "La Falange a Menorca 1939-1943. Els primers anys".

Este volumen, fruto de la investigación realizada por González en archivos oficiales y particulares, será presentado hoy (20.30 horas) en Alaior. Ha sido editado por el Col.lectiu Folklóric de Ciutadella en la colección "Menorca segle XX".

"El papel de Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista (de FET y de las JONS) en Menorca se centró en labores represivas y policíacas a través de la delegación de Información e Investigación, así como en el proceso de socialización política y adoctrinamiento ideológico de la población menorquina", afirma González Vidal.

Durante la Segunda República (1931-1939), la presencia de Falange fue muy residual y luego clandestina durante la Guerra Civil (1936-39), cuando la isla permaneció bajo gobierno republicano.

"Tenemos constancia -indica el autor- de que antes de que estallase la guerra se constituyó la Jefatura Insular y algunas delegaciones locales de Falange, a la vez que encontramos falangistas repartidos por todos los pueblos, pero no hemos hallado datos sobre sus actividades antes del conflicto bélico, ya que era una fuerza muy minoritaria y a la vez clandestina. En estos momentos el partido tendría en Menorca unos 50 y 70 miembros".

Una vez organizada toda la estructura de FET y de las JONS, después de la guerra, Falange sirvió al nuevo Estado para desarrollar diversas labores de consolidación del nuevo régimen.

Las principales funciones que desarrolló consistieron en la represión y control de la población mediante su sección de Información e Investigación, que se encargaba de proporcionar datos con los archivos, documentación y los interrogatorios sobre dirigentes republicanos para determinar los antecedentes de las personas investigadas (ideología, los partidos a los que estaba ligado y sus actuaciones durante el período republicano).

Según Jordi González, "esta información era básica para proceder a las detenciones, encarcelamientos, condenas o las depuraciones del funcionariado. Paralelamente a esta función, la sección también contribuía a velar por la seguridad y realizaba labores policíacas y hacía cumplir la nueva legislación".

Para el autor de "La Falange en Menorca 1939-1943" es relevante la participación en el proceso de la socialización política y adoctrinamiento ideológico de los menorquines.

"Una vez ocupada la isla por las tropas nacionales, una de las principales necesidades para legitimar el régimen y consolidar el nuevo Estado era que la población menorquina, que había vivido los tres años de guerra bajo la autoridad del Frente Popular, se familiarizase con los valores morales y la ideología de los vencedores", afirma.

"Así -destaca-, la Falange empezó a imponer y divulgar la moral e ideología de los vencedores de la guerra a la población de Menorca. Los dirigentes franquistas sabían que el nuevo orden no se podía sustentar sólo en la victoria militar y la posterior represión; sabían que estas prácticas debían ir acompañadas de una cierta aceptación de los valores que se querían imponer".