Navegadores web alternativos


Actualmente las alternativas a Internet Explorer más utilizadas son, por orden de preferencia:

  • Mozilla Firefox (actualmente en su versión 3 para Windows, OS X, GNU/Linux y otros) es el segundo navegador web más utilizado y cada vez suma más usuarios. A su favor su calidad, su continuo desarrollo (hay quien cree que demasiado rápido) y sobre todo un ingente repositorio de extensiones y complementos que permiten ampliar sus posibilidades y construirse un navegador a medida.
  • Safari (actualmente en su versión 3.2.x y beta 4 para OS X y Windows) incorpora todas las características que se pueden esperar de un navegador moderno (pestañas, extensiones, gestión de conexiones, etc.) y otros innovadores como CoverFlow y la función Top Sites. Safari amplía el soporte de los estándares web, XHTML y CSS más que ningún otro navegador. Está basado en el motor web desarrollado por Apple llamado WebKit, el mismo que utiliza el navegador de Google, Chrome, y que tiene su origen en el entorno KHTML del menos conocido navegador web Konqueror.
  • Chrome, ha sido uno de los últimos en incorporarse a la lista (salió en septiembre de 2008). De momento sólo está disponible para Windows, aunque en breve habrá una versión para OS X. Utiliza el mismo núcleo que Safari y comparte con éste una alta velocidad de ejecución, compatibilidad con estándares web y su robustez. Por contra, la interfaz web resulta extraña por ser poco convencional. Dispone de una versión de código abierto llamado Chromium.
  • Opera (actualmente en su versión 9.6 para Windows, OS X, GNU/Linux y otros) es probablemente más conocido en sus versiones Mini y Mobile, específicas para dispositivos y teléfonos móviles. Tuvo un comienzo de limitada expansión al nacer como navegador de pago o con publicidad incorporada, aunque actualmente es gratuito. Siempre se ha caracterizado por sus innovaciones, muchas de las cuales han sido adoptadas por otros navegadores tales como son la recuperación de la última sesión, el uso pestañas, el zoom completo de página, etc.

Cualquiera de estos navegadores es tanto o más bueno que Internet Explorer, lo cual no justifica necesariamente su uso. Merece la pena conocer un poco las distintas opciones, aunque realmente todos cumplen su función de forma más o menos parecida. En esto de los navegadores, como sucede con casi todo, lo ideal es utilizar aquel que mejor se ajuste a las necesidades de cada uno, o incluso simplemente el que mejor se conoce.