¿Qué variantes de Wi-Fi hay y cuál elegir?

Desde hace unos años la tecnología Wi-Fi para la transmisión de datos de forma inalámbrica se está imponiendo frente a las conexiones por cable y cada vez es más habitual, si no de rigor, que ordenadores portátiles, teléfonos avanzados, agendas digitales, consolas de juegos, e incluso algunos electrodomésticos de línea marrón como televisores y grabadoras la incorporen.

La comodidad no está sólo del lado de los dispositivos que la usan sino de la instalación en los sitios en los que se va a utilizar, ya que no es necesario pasar cables para todos los dispositivos que se quieran conectar, y así es cada vez más habitual encontrar establecimientos del ramo de la hostelería que ofrecen Wi-Fi a sus clientes, así como encontrar puntos de acceso en lugares como estaciones, aeropuertos, y edificios de entidades públicas.

A través de una conexión Wi-Fi es posible utilizar todos los servicios de una red de ordenadores como es la conexión a otros ordenadores para intercambiar archivos, imprimir, etc, aunque sin duda uno de los usos más populares de estas conexiones es utilizarlas para acceder a Internet.

Los dos problemas fundamentales de las conexiones Wi-Fi son, por un lado la velocidad, y por otro, y con diferencia este es el más importante, la seguridad.

En cuanto a velocidad, cualquiera de las variantes que hay hoy en día en el mercado es más lenta que una red ethernet moderna, aunque en realidad esto no es un problema serio para la inmensa mayoría de los usos que se le dan a una conexión Wi-Fi, y no especialmente en el caso de un acceso a Internet donde el factor limitador va a estar prácticamente siempre en la velocidad de la conexión a Internet en sí; cuando se nota más a la hora de enviar o recibir grandes archivos.

El tema de la seguridad es más importante, ya que al ser transmitidas por radio las señales de una red Wi-Fi son muy sencillas de interceptar y si no se utiliza una clave de cifrado para la red o alguna otra opción de protección como una red privada virtual cualquiera que le interese puede ver el contenido de los paquetes de información que circulan por estas redes.

Esto va en contra de la facilidad de configuración del acceso Wi-Fi, que en el caso de tratarse de una red abierta suele ser automático, pero como decíamos, y en especial en el caso de una red de una empresa o que maneje información confidencial, es imprescindible utilizar algún sistema de cifrado.

Aparte de esto, existen hasta 17 variantes aprobadas o en proyecto del protocolo IEEE 802.11, que es el que rige el funcionamiento de las redes Wi-Fi, aunque algunas de ellas están ya en desuso y otras son sólo relevantes desde un punto de vista técnico y de cara a los fabricantes de equipos.

De todas ellas, las más relevantes desde el punto de vista de los usuarios son las 802.11b, 802.11g y la 802.11n:

  • La 802.11b, con una velocidad teórica máxima de 11 megabits por segundo y ratificada en 1999, es la que más tiempo lleva en el mercado de las tres y la que dio a conocer el estándar entre os usuarios, aunque hoy en día es prácticamente imposible encontrar ningún equipo nuevo que no incorpore alguna variante más moderna.
  • La 802.11g, con una velocidad teórica máxima de 54 Mbps, y ratificada en el 2003, es probablemente la más popular de las variantes Wi-Fi en el mercado, entre otras cosas porque es la última variante ratificada de las tres que mencionamos aquí.
  • La 802.11n es la que incorporan ya la mayoría de los ordenadores actuales, aunque no tanto otro tipo de dispositivos, pero aún está pendiente de ser ratificada, con lo que podría haber cambios que hicieran que algún equipo que la incorpore dejara de cumplir la normal, aunque sería extremadamente raro. Tiene una velocidad máxima teórica de 108 Mbps, y cuenta frente a las otras dos con la ventaja de que transmite sus señales en la banda de frecuencias de los 5 GHz, con lo que hay menos riesgos de interferencia con otros equipos que en el caso de las otras dos, que funcionan en la banda de 2,4 GHz, que es la misma que se usa para las comunicaciones Bluetooth o la que utilizan, por ejemplo los teléfonos inalámbricos o los microondas.

En cualquier caso, todas ellas con compatibles entre si, aunque a veces el conectar un equipo de un estándar más lento a una red en la que el resto de los equipos son de un estándar más rápido hace que todos tengan que funcionar a la velocidad del más lento.

A la hora de comprar dispositivos que incorporen Wi-Fi o de desplegar una red que lo use la apuesta más segura, hoy por hoy, está en los equipos que soporten el estándar 802.11g, que como decíamos es el último ratificado, aunque en el caso de los adaptadores Wi-Fi que incorporan los equipos normalmente no hay opción de escoger y hay que usar el que traen de serie.