Windows XP como «máquina virtual» en Windows 7

La noticia se desveló en un artículo del blog WinSuperSite titulado Secret No More: Revealing Windows XP Mode for Windows 7 de Rafael Rivera y Paul Thurrott. Allí se describe que el XPM («modo Windows XP») irá incorporado en Windows 7. Proviene de la actual línea del Microsoft Virtual PC 7 y requerirá para funcionar que ordenador posea un procesador Intel o AMD con tecnología de virtualización. Básicamente es un «entorno virtual» en el que va instalado un Windows XP SP 3 completo, licencia incluida (dado que es como un sistema operativo dentro de otro sistema operativo).

Los usuarios podrán usar aplicaciones de forma simultánea tanto en Windows 7 como en XP, aunque estén corriendo en la máquina virtual, lo que convertirá un enrevesado proceso –usar un software teóricamente obsoleto en un sistema operativo más moderno– en algo casi transparente. Esta extensión para utilizar XP «dentro» de Windows 7 se podrá descargar de forma gratuita, pero sólo funcionará en las versiones Professional, Enterprise y Ultimate.

En la web de los desarrolladores que han probado esta función de Windows 7 se puede ver una galería de imágenes de cómo es el Modo Windows XP. La promesa de Microsoft es que el sistema garantizará prácticamente el cien por cien de compatibilidad con programas anteriores que sean importantes para el usuario. La estrategia parece clara: conseguir por todos los medios que nadie se quede atrás cuando Windows 7 vea la luz, garantizando que todo lo que necesite funcione correctamente y eliminando así una reticencia que podría amedrentar a los usuarios.