El buque 'Miguel Oliver' inicia la primera de tres prospecciones de hábitats marinos en el Atlántico Noroccidental

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El buque oceanográfico 'Miguel Oliver' del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, inició hoy la primera de las tres prospecciones previstas por el 'Proyecto Nereida' a través del que tratará de localizar y cartografiar la presencia de ecosistemas bentónicos vulnerables a las artes de pesca de fondo.

Los trabajos del buque de investigación pesquera y oceanográfica se desarrollarán hasta el próximo 22 de agosto en aguas internacionales del Atlántico Noroccidental, en al área de regulación de la Northwest Atlantic Fisheries Organization (NAFO), principalmente en Canadá, y en concreto entre las isobatas de 700 y 2.000 metros de profundidad. En el proyecto participan científicos de la secretaría general del Mar, del citado Ministerio, del Instituto Español de Oceanografía y de organismos científicos de Canadá.

Así, la información que se derive de estas campañas ofrecerá una imagen "integrada y completa" del ecosistema y servirá para identificar con precisión las zonas candidatas a proteger, que se confirmarán después con los trabajaos complementarios que realizará el buque canadiense Hudson, en cumplimiento con los requerimientos de la Resolución 61/105 de la Asamblea General de Naciones Unidas.

La Asamblea General de Naciones Unidas acordó mediante resolución en el año 2006 que las Organizaciones Regionales de Pesca y los países pesqueros debían establecer medidas de mitigación del efecto de la pesca con artes de fondo en los hábitat bentónicos sensibles antes del final de 2008. Desde el año 2005, la secretaría general del Mar del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, organiza varios proyectos de investigación, liderados por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), para cartografiar los ecosistemas marinos vulnerables, existentes en los fondos marinos de aguas internacionales donde trabaja la flota española.

Estos requerimientos comenzaron Hatton Bank (Noroeste de Escocia), donde los trabajos realizados han permitido que el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) proponga a la North East Atlantic Fisheries Comisión (NEAFC) una serie de zonas de cierre para proteger los corales de aguas frías y esponjas.

Desde otoño de 2007 a primavera de 2009, el 'Miguel Oliver' realizó este trabajo en aguas internacionales de la plataforma y talud atlántico sudamericano, hasta los 1.500 metros de profundidad.

Los científicos españoles están analizando los resultados y se espera uniforme con recomendaciones de cierres de zonas a la pesca de fondo, para finales de este año, con el objetivo de dar cumplimiento a la anterior resolución, así como ofrecer una correcta protección de estos hábitats.

Se prevé que durante el otoño de 2009 la AGNU revise las acciones realizadas por los Estados y las Organizaciones Regionales de Pesca para implementar la Resolución 61/105.