El cambio climático favorece la biodiversidad marina europea y ya se conocen más de 31.000 especies, según un experto

PRAGA, 8 (De la enviada de Europa Press, Patricia Erroz)

El biólogo marino y director del Real Instituto de Investigación Marino holandés, el belga Carlo Heip, afirmó hoy que el cambio climático favorece el incremento de la biodiversidad marina en Europa y que ya se conocen más de 31.000 especies, durante las jornadas científicas de la Comisión Europea 'Research Connection 2009', celebradas desde ayer y hasta hoy viernes en Praga (República Checa).

Heip lidera el proyecto 'MarBEF', financiado por la CE, que aglutina la investigación de cerca de 700 científicos internacionales procedentes de 56 institutos miembro y 35 asociados, de un total de 24 países, entre los que se encuentra España, para explicar y visionar a gran escala los cambios generados en la biodiversidad marina europea, que supone un 40 por ciento del continente, y engloba el estudio del Océano Ártico, el Atlántico, el Mar del Norte, el Báltico, el Mediterráneo y el Mar Negro.

Concretamente, Heip explicó que la biodiversidad marina en Europa aumenta gracias a las especies invasoras que se trasladan a las aguas del norte por culpa del cambio climático. Desde que se iniciaran los estudios en 2006, se han descubierto más de 136 plantas y especies marinas, y un número "exponencial" de microbios. "Los impactos a largo plazo que implican estos cambios para los ecosistemas marinos todavía se desconocen. Su estudio por ello es necesario y requiere de mayores observaciones y aproximaciones en los estudios vigentes", comentó el experto.

No obstante, recalcó que este incremento de las especies se produce a pesar de la sobrepesca existente en las costas europeas, la destrucción de los hábitats o la polución. "Hay fuertes indicadores de que la biodiversidad marina europea es rica y está aumentando", agregó. En este sentido, hizo referencia al 'bluefin tuna' que ha desaparecido de las costas europeas tras la sobreexplotación de la pesca en Europa.

En el caso del Mar Mediterráneo, el proyecto ha verificado que el número de especies procedentes del Mar Rojo ha aumentado a través del Canal de Suez, como es el caso de la medusa 'rhopilema nomadica', que originariamente procedía de este mar africano y en la actualidad se sitúa en las aguas del este del Mediterráneo.

Igualmente, apuntó que en los últimos años la temperatura de las aguas del norte ha disminuido y por consiguiente, en las aguas más cálidas el plancton es más numeroso aunque más pequeño. "Las poblaciones de cazadores o animales que se alimentan de esta biodiversidad marina que está descendiendo, como pájaros, focas u osos polares están descendiendo también", añadió.

A nivel global, los últimos análisis señalan que las diferentes comunidades, en función del área costera a la que pertenezcan, responden de distinta manera ante los cambios generados en el ecosistema marino, fundamentalmente por el cambio climático. A juicio de los expertos, los cambios en las especies no siempre aportan estabilidad al ecosistema y los efectos dependen de dónde, cuándo y cómo se produzcan.

Finalmente, el experto dijo que es por ello necesario un marco normativo acerca de la biodiversidad marina europea, así como una directiva marina europea, para poder realizar un seguimiento de estas especies hasta ahora desconocidas y preservar las costas europeas.