El Instituto de Oceanografía lanza un mensaje de tranquilidad y augura una presencia "puntual" de medusas 'asesinas'

El Govern pide a los ciudadanos que vean a este animal en la costa balear que avisen al 112 o a los socorristas para prevenir picaduras

PALMA DE MALLORCA, 07 (EUROPA PRESS)

Técnicos del Instituto Español de Oceanografía lanzaron hoy un mensaje de tranquilidad al Govern al augurar durante este verano una presencia "puntual y aislada" en la costa de Baleares de la medusa Physalia physalis, conocida como carabela portuguesa y cuyo veneno puede llegar a ser letal en algunas personas con problemas coronarios o alérgicas al potente tóxico de este animal, que llega a tener filamentos de hasta 25 metros.

Así lo informó a Europa Press el director general de Emergencias, Jaime Coll, tras la reunión mantenida esta mañana en la que participaron los citados técnicos, así como representantes del Govern, el Ejecutivo central y el Consell Insular de Formentera para analizar la aparición en aguas de Formentera de tres o cuatro ejemplares de la citada medusa.

Coll confirmó que estos ejemplares ya han desaparecido y se desconoce dónde se encuentran, a excepción de uno de ellos que ha sido encontrado muerto en la orilla de una playa de Formentera. No obstante, indicó que los técnicos vaticinan que los que quedan vivos irán desapareciendo y muriendo debido a la temperatura del agua, muy diferente a la del Atlántico.

Por otro lado, destacó que los expertos del Instituto de Oceanografía han incidido en la "improbabilidad" de que lleguen a Baleares muchos ejemplares de la medusa 'asesina', más allá de diez o veinte que pueden aparecer de manera "puntual" arrastrados por la corrientes marinas del Océano Atlántico al Mar Mediterráneo a través del Estrecho de Gibraltar.

En esta línea, recordó que este tipo de cnidarios viven en el Océano Atlántico, por lo que el Mediterráneo no es su hábitat habitual y, por otra parte, remarcó que los técnicos insisten en que este animal marino "no tiene que ser considerado como una especie mortal", ya que, al igual que las abejas, sólo pueden causar la muerte a personas que sean alérgicas a su veneno o padezcan problemas de corazón.

No obstante, desveló que en el encuentro celebrado a instancias de la Dirección General de Emergencias, se ha acordado que todas las administraciones canalicen, a través del 112, toda la información que obtengan respecto a esta medusa para que, en un momento determinado, cada una de ellas pueda aportar los medios necesarios para evitar su presencia en aguas de Baleares.

Además, Coll manifestó que también se ha acordado poner en marcha un sistema de "alerta temprana", para lo cual pidió a todos ciudadanos que avisten a este animal en la costa balear que avisen al 112 o a los socorristas de las playas para prevenir picaduras entre los bañistas.