Proponen unas "leyes universales" sobre el tamaño y la biología de las semillas


GRANADA|

Investigadores de la Universidad de Granada han descubierto que los diferentes tipos de semillas que existen han permitido a las plantas adaptarse a los ciclos ambientales a lo largo de la evolución, proponiendo de este modo, por primera vez, unas "leyes universales" sobre el tamaño y la biología de las semillas.

Según ha informado la UGR en una nota de prensa, los expertos han demostrado mediante modelos matemáticos y el análisis exhaustivo de datos de más de 500 especies de plantas que la distribución global de la latencia y el tamaño de las semillas sigue un patrón predecible que depende de las oscilaciones climáticas.

El investigador del departamento de Ecología de la Universidad de Granada,Rafael Rubio de Casas, es el autor principal de este trabajo, publicado en la revista 'New Phytologist'.

Las semillas de muchas plantas tienen una propiedad llamada "latencia" que les permite permanecer en el suelo durante largos periodos de tiempo sin germinar. "Este tipo de semillas es más abundante en zonas templadas que en zonas tropicales", y "de forma similar, en latitudes elevadas las semillas tienden a ser más pequeñas" si bien "las razones de estos patrones no están claras", ha señalado el investigador de la UGR.

Las semillas encapsulan mecanismos mediante los que las plantas sincronizan su crecimiento con los períodos más favorables. Los resultados de Rubio y sus colaboradores demuestran que las semillas latentes más pequeñas, que pueden permanecer en el suelo sin ser detectadas y esperan para germinar al comienzo de la estación favorable, se adaptan mejor a los ambientes en los que la estación de crecimiento es corta.

"Por el contrario, cuando las condiciones para la germinación y el crecimiento son favorables durante todo el año, son las semillas grandes, capaces de germinar inmediatamente y producir plantones más robustos, las que se adaptan mejor", ha explicado Rubio.

A partir de los datos obtenidos en esta investigación, "podemos establecer predicciones sobre las plantas que ocuparán los diferentes hábitats e incluso sobre aquellas que tienen más capacidad de adaptarse a un ambiente particular", ha concluido el investigador.