Hallan un cóctel de proteínas que favorece la creación de células cardíacas

  • Londres, 27 abr (EFE).- Un grupo de investigadores ha descubierto una combinación química de tres proteínas que estimula la producción de nuevas células musculares del corazón a partir de células madre embrionarias, según publicó ayer la revista "Nature".

Hallan un cóctel de proteínas que favorece la creación de células cardíacas

Hallan un cóctel de proteínas que favorece la creación de células cardíacas

Londres, 27 abr (EFE).- Un grupo de investigadores ha descubierto una combinación química de tres proteínas que estimula la producción de nuevas células musculares del corazón a partir de células madre embrionarias, según publicó ayer la revista "Nature".

El descubrimiento puede suponer un importante primer paso para poder construir nuevas células cardíacas terapéuticamente útiles a través de la llamada "reprogramación celular", según señalaron los autores de este estudio, liderado por Benoit Bruneau, del Instituto de Enfermedades Cardiovasculares Gladstone de San Francisco (EEUU).

El interés de esta investigación se debe a que el corazón tiene una capacidad de regeneración muy pequeña después de haber sufrido algún daño, de ahí el interés por comprender los factores que favorecen la producción de nuevas células en este músculo.

La reprogramación celular consiste en modificar algunos componentes de las células para conseguir ciertos objetivos, un avance clave para la medicina regenerativa cuyo desarrollo recibió el título de hallazgo científico más importante del año 2008 por parte de la revista "Science".

Bruneau y sus colegas identificaron tres proteínas que, utilizadas conjuntamente, inducen una serie de cambios en las células embrionarias -en este caso, de ratones de laboratorio- que las acaban convirtiendo en células del corazón.

Dos de estas proteínas son factores de transcripción, agentes biológicos que influyen en la actividad de los genes, y la tercera es un remodelador de cromatina, que altera la estructura de los cromosomas, señalan los científicos.