CSI·F denuncia la falta de formación a los funcionarios para atender a los presos extranjeros

VALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)

El sindicato CSI·F denunció hoy en un comunicado la "falta de formación adecuada" a los funcionarios de prisiones para atender al "importante" número de población reclusa extranjera de las cárceles de la Comunitat Valenciana.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) reclamó a la Administración que ponga en marcha un plan de formación en este sentido "para dotar a los funcionarios de conocimientos en idiomas y costumbres de las diferentes culturas que integran el colectivo de presos".

Según el sindicato, "de este modo se evitaría, por ejemplo, que los funcionarios tengan que recurrir a los propios presos para que hagan de intérpretes con reclusos que no hablan castellano, con lo incongruente que resulta esta situación".

De acuerdo con el CSI·F, en la prisión de Picassent los reclusos extranjeros representan un tercio del total. En concreto, permanecen en prisión 710 hombres sobre una población global masculina de 2.135 personas y en mujeres se mantiene la misma tendencia, con 68 foráneas sobre un censo de 238 reclusas.

En los tres establecimientos penitenciarios de la provincia de Alicante hay un total de 2.887 internos, de los que 782 son extranjeros pertenecientes a más de 50 nacionalidades.

En la provincia de Castellón, CSI·F calcula que de cada 10 presos, entre tres y cuatro son extranjeros, y de esta población reclusa más de la mitad forma parte del colectivo árabe o rumano "lo que hace imprescindible un esfuerzo mayor en formación tanto en idiomas como en cultura de los países de procedencia", indicó.

CSI·F Castellón añadió además que, por su "particular tejido económico", la provincia "es un foco de atracción de inmigrantes en los últimos años, lo que ha llevado a que las cárceles de Castellón y Albocásser tengan más foráneos que la media de las prisiones españolas".

Según el sector Prisiones de la central sindical, "se propuso hacer cursos desde Madrid pero a día de hoy en las cárceles de Castellón no hay ningún especialista ni en estos idiomas ni en ningún otro aspecto de su cultura, religión o costumbres". "Esto genera multitud de dificultades de comunicación ante las que sólo podemos 'apañarnos' con la ayuda de otros presos que hacen las veces de intérpretes", añadió el sindicato.

En la prisión de Castellón I hay 240 reos extranjeros sobre una población reclusa de 740, de los que 90 son magrebíes, 72 rumanos, 20 argelinos, 20 colombianos y el resto de diferentes nacionalidades ya minoritarias en prisión como Senegal, Sudáfrica, Ecuador o Venezuela. Esta situación se repite "proporcionalmente" en el caso de Albocàsser, de acuerdo con el sindicato.