Delegado del Gobierno recuerda al PNV que la retirada de la placa de etarras en Etxebarri cumple la Ley de Víctimas

VITORIA, 22 (EUROPA PRESS)

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, recordó hoy al PNV que la retirada de la placa con los nombres de los miembros de ETA Juan Paredes Manot 'Txiki' y Ángel Otaegi de la localidad vizcaína de Etxebarri cumple la Ley de Víctimas aprobada "unánimemente" por el Parlamento vasco. Además, precisó que, en este caso se discute "la deslegitimación social, política y moral del terrorismo" y no sus fusilamientos.

Cabieces respondió así hoy en Miñano (Álava) a las declaraciones del portavoz del PNV en la Comisión Constitucional del Congreso, Aitor Esteban, quien afirmó que el delegado del Gobierno estaba cometiendo "muchos excesos" al intentar que retiren placas dedicadas a personas "cuya memoria está protegida" por la Ley de Amnistía, e instó a Cabieces a no mirar a 'Txiki' y a Otaegi "con las gafas de 2009".

El delegado del Gobierno aseguró que "las gafas que tiene el conjunto de la sociedad vasca para ver todo lo que tiene que ver con el terrorismo son las gafas de la Ley de Víctimas de julio de 2008" y señaló que "estaría bien que esas gafas también las tuviese Aitor Esteban".

Asimismo, recordó que la Ley de Víctimas "fue aprobada unánimemente en el Parlamento vasco" y que en ella se mencionan "los elementos que suponen una indirectamente la deslegitimación del terrorismo, mencionando en su artículo 4º carteles, etc".

Cabieces afirmó que de lo que se está hablando ahora es "de la deslegitimación del terrorismo" y que es "claro" que "estuvimos y estamos en contra de los fusilamientos de 'Txiki' y Otaegi". Por ello, para el delegado, el Ayuntamiento de Etxebarri ha actuado "adecuadamente", ya que estar en contra de la pena de muerte es "un valor que se tiene que mantener", pero "no tiene que suponer que una víctima del terrorismo tenga que ver a alguien que ha formado parte de una organización terrorista en el nombre de una calle".

Por otra parte, Cabieces apuntó que las últimas detenciones de miembros de ETA dejan claro que "el terrorismo ha perdido políticamente y que los terroristas saben que lo único que les espera es la detención, ser juzgados y la cárcel, saliéndose cualquier otra expectativa de cualquier planteamiento".