ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

Efrén Vázquez intentará en Japón sacarse la espina de su desafortunado arranque de temporada

BILBAO, 22 (EUROPA PRESS)

El piloto bilbaíno Efrén Vázquez disputará este fin de semana la segunda prueba del Mundial de Velocidad, el Gran Premio de Japón, donde intentará resarcirse de su discreto arranque de temporada hace diez días en Qatar.

El pupilo de Herri Torrontegui no tuvo un debut demasiado afortunado, y por eso su principal preocupación radica en ser capaz de recuperar las "esperanzadoras sensaciones" sembradas durante la pretemporada.

Efrén es consciente de la importancia que puede tener comenzar con buen pie la cita nipona de cara a retomar lo antes posible la senda marcada en la primera toma de contacto con su nuevo equipo. "Pese al grave percance que sufrimos en Valencia, la pretemporada nos dejó a todos un buen sabor de boca. Sin embargo en Qatar nuestra evolución sufrió un inesperado retroceso que generó ciertas dudas. Por eso es fundamental recuperar cuanto antes las sensaciones previas y la confianza en nuestras posibilidades", confesó el piloto.

En cualquier caso, Vázquez también debe evitar que ese ímpetu le haga caer en la precipitación. "Todos tenemos muchas ganas de hacerlo bien porque conocemos nuestro potencial pero no debemos perder la calma en ningún momento. Es fundamental encontrarnos a gusto e ir mejorando en cada vuelta. Hay que ir sin prisa pero sin pausa", reconoció.

Esta será la tercera vez que el piloto de Rekalde ruede en el trazado del circuito de Motegi. La pasada temporada fue capaz de acabar dentro de los puntos y esa experiencia le puede ser muy útil para adaptar la puesta a punto de su moto a un circuito en el que "acertar con la relación del cambio es fundamental para aprovechar la potencia y aceleración de la moto".

Desde un punto de vista técnico, Efrén destaca que, aunque no es una pista extremadamente complicada, Motegi exige más que ningún otro sitio "frenar tarde y acelerar pronto para sacar partido a sus muchos ángulos", concluyó.