El BNG vincula el nuevo organigrama de la Xunta con el modelo de Aznar y avisa de que "abre la puerta" a privatizaciones

Denuncia el papel "subalterno" que se le da a los servicios sociales o que se rechace el "carácter transversal" de la política lingüística

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 22 (EUROPA PRESS)

El portavoz del BNG en el Parlamento de Galicia, Carlos Aymerich, vinculó hoy el nuevo organigrama de la Xunta con el modelo defendido por el ex presidente del Gobierno José María Aznar y alertó de que la estructura de la Administración autonómica "abre la puerta" a la privatización de servicios públicos porque, a su entender, la reducción de altos cargos puede utilizarse como "excusa" para ello.

En rueda de prensa, consideró que la estructura orgánica aprobada ayer por el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo sigue las tesis defendidas por la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) --que preside Aznar--, entre las que citó la reducción de altos cargos, la rebaja fiscal para los más ricos y la defensa de las privatizaciones.

De esta manera, expresó su sospecha de que Feijóo puede apelar a que el Gobierno gallego es "reducido y poco eficaz" para "justificar" en el futuro la posible privatización de servicios públicos, algo a lo que, dijo, el BNG se opone de forma radical.

A esta razón responde, según el nacionalista, la reducción de altos cargos en un 47 por ciento en la nueva Xunta, una rebaja que tachó de "cosmética" porque, según sus cálculos, sólo representa el 0,1 del presupuesto autonómico para este ejercicio. Así, reflexionó que la "cuestión fundamental" no es que el Ejecutivo sea "más grande o más pequeño", sino que sea "eficaz para resolver los problemas de Galicia".

"Pero parece que esto no se tuvo mucho en cuenta", lamentó, y detectó un criterio electoralista en la configuración del Gobierno. Frente a esto, recordó al PPdeG que "ya no hay campaña electoral" y que "el gobierno está para gobernar".

"IMPRONTA PRESIDENCIALISTA"

De forma más concreta, abrió "serias dudas" sobre el organigrama de la Administración, en el que detectó una "impronta presidencialista" por el hecho de que Feijóo haya decidido gestionar directamente Deporte, Igualdad y Fomento de las Tecnologías.

También censuró que la Dirección Xeral de Función Pública se integre en la Consellería de Facenda --antes formaba parte del departamento de Presidencia--, una "irresponsabilidad" que demuestra, a su entender, que el nuevo Gobierno autonómico entiende a los empleados públicos como "un gasto", en vez de como "un activo para generar riqueza".

El portavoz nacionalista insistió en que la fusión de Medio Ambiente e Infraestructuras es "un paso atrás de décadas" porque "el departamento que promueva las obras públicas va a ser el mismo que evalúe su impacto ambiental". Además, cuestionó la figura del titular de esta Consellería, Agustín Hernández, quien "no destaca por su compromiso con los intereses públicos", según Aymerich.

"FALTA DE AMBICIÓN" EN MATERIA SOCIAL

A mayores, censuró la consideración "absolutamente subalterna" que el Gobierno de Feijóo otorga a los servicios sociales, al haber integrado esta área en la Consellería de Traballo. Según pronosticó, este departamento se centrará en la lucha contra el paro y relegará a un segundo plano la protección social, un ámbito en el que puso de manifiesto la "falta de ambición" del PP.

Otros de los aspectos criticados por el BNG es la integración de la Secretaría Xeral de Política Lingüística en Educación, un movimiento que, en palabras de Aymerich, rechaza el "carácter transversal" que recoge el Plan de Normalización Lingüística.

También censuró que Turismo pase a Cultura --antes estaba en Industria--, un cambio que atribuyó a la necesidad de "contentar" al departamento que dirige Roberto Varela después de que Feijóo se diese el "capricho" de gestionar directamente Deportes.

MUESTRAS DE DESCOORDINACIÓN

Finalmente, puso de manifiesto las primeras "muestras de descoordinación" entre los miembros del Gobierno gallego, después de que el presidente de la Xunta corrigiese al titular de Economía, Javier Guerra, y dijese que la Administración autonómica no dará ayudas directas para la compra de vehículos, sino que reclamará al Gobierno central que lo haga.

A este respecto, dedujo de forma irónica que "a lo mejor" la nueva estructura de la Xunta "bonsái" se debe a que el Gobierno autonómico "no pretende ser el gobierno del país", sino convertirse en una "oficina de reclamaciones" al Gobierno central.