El FMI prevé que el PIB español se contraiga un 3% en 2009

WASHINGTON (Reuters) - El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo el miércoles que espera que la economía española se contraiga un 3 por ciento en 2009 y un 0,7 por ciento al año siguiente, frente a proyecciones anteriores de una contracción del 1,7 por ciento este año y del 0,1 por ciento el que viene.

El FMI publicó el miércoles sus previsiones económicas en el marco de su Previsión Económica Mundial, actualizando las proyecciones anunciadas en enero.

Además, señaló que Europa debe hacer mejor su trabajo para afrontar la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial y evitar que el pánico lleve a los bancos a limitar el crédito, lo que empeoraría la situación.

También señaló que la inflación está bajando y que los riesgos de deflación crecen en las economías europeas más avanzadas, lo que proporciona al Banco Central Europeo el margen necesario para recortar los tipos de interés más.

El FMI pronostica una contracción de la economía de la zona euro del 4,2 por ciento en 2009 y del 0,4 por ciento en 2010.

Advirtió que la recesión será particularmente severa en Irlanda y bastante severa en Reino Unido y que el paro en las economías más avanzadas de Europa superaría el 10 por ciento a finales de 2009 y seguiría creciendo hasta 2011.

RECOMIENDA CAUTELA

Además, el FMI advirtió que España debería ser cautelosa a la hora de continuar ampliando el gasto público para alentar a la economía en la actual fase de recesión económica, a fin de limitar su impacto en las cuentas públicas.

En un informe publicado tras una visita al país, el Fondo dijo que cualquier nuevo gasto debería ir bien destinado y dirigido a promover reformas estructurales.

"Debería considerarse la aplicación de medidas de estímulo adicionales sólo si son necesarias para responder a un empeoramiento de la desaceleración", señaló el FMI. "Estas medidas deberán estar bien focalizadas y orientadas a facilitar las reformas estructurales", agregó.

En este sentido, el organismo multilateral dijo que pese a la desaceleración económica, los costes salariales y unitarios son mayores en España que en los países socios de la zona euro.

"Si no se producen más reformas para incrementar la flexibilidad, a los ejecutivos (del FMI) les preocupa que España quede atrapada en un equilibrio prolongado de bajo crecimiento (en forma de "L")", una situación que han sufrido Japón, Portugal y Alemania, advirtió el informe.

Tras quince años de rápido crecimiento impulsado por el boom inmobiliario y un intenso consumo privado, España entró en una fase de fuerte desaceleración y creciente desempleo debido a la crisis crediticia global.

"Lo que comenzó como un aterrizaje suave se ha convertido en una brusca corrección de los desequilibrios", dijo el Fondo.

El déficit fiscal del país está creciendo por las medidas de estímulo fiscal adoptadas y por un descenso en la recaudación fiscal.

"Uno no va a cavar una fosa tan profunda como para no poder salir de ella cuando se normalice la situación económica", dijo el miércoles el jefe de la misión del FMI en España, Bob Traa, en una rueda de prensa en Washington.

El organismo indicó que en España, los bancos están sujetos a presiones a la vez que aumentan los préstamos dudosos debido a la desaceleración del mercado de la vivienda y por el aumento del desempleo, lo que aconsejaría adoptar planes de contingencia.

"Aunque los bancos han resistido bien el primer impacto de la crisis mundial gracias a una regulación prudente (...) su entorno operativo es cada vez más difícil dada la desaceleración profunda y prolongada", sostuvo el Fondo.

El FMI también dijo que las cajas de ahorro requieren una estrecha supervisión debido a la vulnerabilidad que les ha causado su dependencia del sector inmobiliario.

Sin embargo, el FMI observa con satisfacción un clima de aceptación creciente de fusiones interregionales, además de considerar que un mayor "uso de las acciones de participación", si fuera preciso, reforzaría los balances.