ORANGE PIDE MÁS ARMONIZACIÓN FISCAL EN EUROPA Y UNA REGULACIÓN "MÁS SIMPLE E IGUALITARIA" PARA LAS 'TELECOS'

MADRID|
El consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot, reclamó este martes una mayor armonización fiscal a nivel europeo para el sector de las telecomunicaciones y una regulación que sea “mucho más igualitaria y más simple” para poder competir.Durante su intervención en el marco del quinto de los Encuentros Empresariales que organiza Ceoe y Cepyme, el representante de Orange España valoró que el mercado español “ha asumido el liderazgo en Europa en la evolución hacia la convergencia” combinando servicios de telefonía fija y móvil en packs únicos para generar mayor beneficio para los clientes.“España está a la vanguardia”, ya que tiene “la mayor red de fibra en Europa”, dijo, pero lamentó que el gasto en I+D en territorio nacional es la mitad con respecto a Alemania y eso “no facilita ni tampoco favorece la inversión”.Además, el consejero delegado de Orange España indicó que los operadores de telecomunicaciones “estamos sufriendo” una presión fiscal “alta”.En este sentido, concretó que actualmente existen más de 10 tasas específicas para este sector y en los últimos años se han creado otras a nivel local.“En 2016, España pagó el 4% de sus ingresos (del sector de las telecomunicaciones) en tasas específicas”, lo que supone una “disminución de recursos” para destinar a otros fines como el desarrollo de infraestructuras.En este sentido, animó a “trabajar juntos” para superar estos dos retos y consideró necesario que la Unión Europea “se ponga las pilas” y la "fragmentación" se simplifique para poder liderar la transformación digital.Preguntado por la competencia que suponen operadores tecnológicos como Google o Facebook, Paillassot afirmó que “todos competimos” pero al mismo tiempo “hacemos cooperación y coordinación”.“La preocupación más grande” es la diferencia en la regulación para este tipo de actores, indicó el representante de Orange España, quien pidió “tener menos reglas pero las mismas”.En relación a los desafíos que se presentan para el sector en el futuro, Paillassot señaló la “ubicuidad” de la red, para lograr una conectividad continua, y en este sentido, recalcó la “obligación” de Orange para pasar de ser un operador de infraestructuras físicas a serlo de software y tener una mayor capacidad.Asimismo, citó la ‘web de las cosas’, que permitirá una interacción con el entorno y “va a ser posible muy pronto, en unos tres o cinco años”, y la inteligencia artificial.