Amazon al rescate de los periódicos con el Kindle DX


Tal y como se rumoreaba Amazon presentó hoy la tercera versión de su lector de libros electrónicos, el Kindle DX, que a diferencia del Kindle 2, que era una evolución del original, introduce un diseño nuevo con una pantalla más grande de 9,7 pulgadas, pensada especialmente para la lectura de periódicos y libros de texto, con soporte nativo para documentos PDF, y Wi-Fi.

Le acompañan en esta aventura cabeceras tan importantes de la prensa tradicional de los Estados Unidos como The New York Times, el Boston Globe, y el Washington Post, todas ellas en mayores o menores dificultades económicas y que ven en este tipo de dispositivos la posibilidad de vender suscripciones, cosa que empezaran a hacer este verano, y ahorrarse todos los costes asociados a la impresión y distribución de ejemplares en papel.

De todos modos, y para no hacerse la competencia a sí mismos, sólo los lectores que vivan fuera de las áreas de reparto de esos periódicos podrán solicitar la suscripción a la versión para Kindle.

El nuevo Kindle también contará con el apoyo de al menos tres editoriales como Pearson, Cengage Learning y Wiley, que se han comprometido a llevar sus catálogos a esta plataforma, así como con el de hasta seis universidades que durante el curso que viene pondrán en marcha programas piloto para implantar el Kindle DX en sus aulas y campus.

El problema de todo esto es que, por una parte, no está nada claro que el libro electrónico sea todavía un producto de uso generalizado a pesar de los 500.000 Kindle originales que se rumorea que vendió Amazon -una cifra escasa frente a la población de los Estados Unidos- y por otra que por el precio de este dispositivo, 489 dólares, en la actualidad es posible comprarse ordenadores tipo netbook que hacen todo lo que el Kindle y un más, aunque ciertamente sean más pesados y grandes.

En cualquier caso, las editoriales de los periódicos tienen planeado ofrecer el Kindle a un precio reducido a cambio de una suscripción más o menos larga, igual que hacen las operadoras de telefonía con sus terminales, para intentar que el preciio no sea un problema.

El tiempo lo dirá, pero yo apostaría a que el Kindle DX no a a ser lo que salve ninguna cabecera de las citadas.