Los satélites muestran cómo se produjo el terremoto de Italia

Las imágenes del satélite europeo Envisat y del italiano COSMO-Skymed han permitido a los científicos reconstruir el terremoto de 6,3 grados en la escala de Richter que dejó alrededor de 300 muertos en la región italiana de los Abruzos el pasado 6 de abril.

Los expertos han utilizado las imágenes procedentes de un radar de apertura sintética (SAR) y datos del sistema GPS para reproducir en tres dimensiones lo que sucedió durante los minutos del terremoto.

El resultado es un mapa en el que se puede observar el patrón que siguió el seísmo y el desplazamiento de tierras que provocó a su paso. En algunas localidades, como en Fossa, la tierra llegó a moverse hasta 25 centímetros.

La técnica consiste en tomar las imágenes tomadas por el satélite antes y después del terremoto y combinarlas en un mapa, donde las variaciones del terreno se reflejan en franjas de distintos colores. Esto permite distinguir las zonas de máximo desplazamiento y la forma en que se propagaron las violentas sacudidas.

Durante los próximos meses, los satélites seguirán aportando datos de la zona, lo que convertirá al seísmo de L'Aquila en el fenómeno sísmico más profundamente estudiado con estas modernas técnicas de observación, según la Agencia Espacial Europea.

El seguimiento también permitirá los científicos monitorizar día a días las deformaciones que el seísmo provocó en la orografía de la zona.