Un sismómetro detectó los goles de Eto'o y Messi en la final de Champions


Un sismómetro detectó los goles de la final de la Champions (CSIC)

Un sismómetro detectó los goles de la final de la Champions (CSIC)

Un sismómetro detectó los goles de la final de la Champions (CSIC)

Un sismómetro detectó los goles de la final de la Champions (CSIC)

Un pequeño sismómetro en pruebas situado en el Institut de Ciències de la Terra Jaume Almera registró la noche del miércoles los temblores de tierra que se vivieron en la Ciudad Condal con los goles de Messi y Eto’o durante la final de la Champions.

En las gráficas se observa claramente el momento de la euforia barcelonista: a las 20:50 h una alteración indica el momento del primer gol de Eto’o contra el Manchester United. Más de una hora después, a las 22:10 h, el sismograma registra el gol de Messi y minutos más tarde se aprecia incluso la conmoción vivida con el final del partido.

A 500 metros del Mini Estadi

Desde el punto de vista científico, claro está, el asunto tiene truco y una explicación divertida. La idea fue de los miembros del departamento de Estructura y Dinámica de la Tierra del Institut, que recibieron el sismómetro hace apenas tres días y pensaron que sería divertido dejarlo funcionando esa noche para comprobar qué pasaba.

"El sismómetro", explica Jordi Díaz Cusí, geofísico investigador del CSIC, "lo que hace es detectar la vibración del suelo". Esa noche, el aparato se quedó en uno de los despachos del Institut, a unos 500 metros del Mini Estadi, donde se reunieron miles de aficionados del Barça para ver el partido,

"En realidad", explica Díaz, "lo que estamos registrando son las celebraciones de los aficionados que se congregaron en el Mini Estadi". Al mirar los registros por la mañana, los científicos comprobaron con sorpresa que las alteraciones de la gráfica coincidían con los momentos clave del partido.

"Nos dimos cuenta", dice Díaz, "de que justo en el momento del gol, la amplitud de la señal era más ancha". "Están los goles de Eto’o y Messi y el final del encuentro", asegura, " e incluso se ve un registro un poco más grande que yo juraría que es la tarjeta amarilla a Cristiano Ronaldo".

Sólo un experimento divertido

Por supuesto, los sismógrafos de verdad, los que detectan terremotos, nunca registrarían un acontecimiento de estas características salvo que se produjera, como en este caso, a pocos metros de distancia. El propio Instituto tiene varios sismógrafos en Marruecos, el sur de España e incluso Grecia, y son capaces de detectar seísmos en cualquier parte del mundo.

Los sismómetros son muy sensibles y en ocasiones detectan acontecimientos puntuales que suceden en sus alrededores, como el derrumbe de una casa o el vuelo de un helicóptero en las cercanías. En este caso, según los científicos del CSIC, bastaría con que el Mini Estadi hubiera estado a una distancia de un par de kilómetros para que el sismómetro no hubiera registrado alteraciones.

Si no hubieran tenido conocimiento de que se celebraba un partido, explica Díaz, "habríamos detectado que una señal mayor de lo habitual, sabríamos que era algo especial, pero no habríamos sabido de qué se trataba".

El sismómetro que han recibido tiene fines divulgativos y servirá para mostrar a los estudiantes cómo funciona uno de estos detectores. La anécdota de los goles sísmicos de la Champions, sin trascendencia científica, tal vez sea el primer paso para acercar la ciencia a más personas.

* Este jueves asistimos a la celebración blaugrana en el Camp Nou. Si estuviste allí, te puedes encontrar a ti o a tus amigos en la imagen panorámica en alta definición que hemos realizado.