La NASA desvía el aterrizaje del Atlantis a California


El transbordador regresará tras culminar la quinta y última misión de servicio para el Hubble antes de que la actual flota de naves espaciales de la NASA sea retirada el próximo año.

El observatorio, lanzado en 1990, ha obtenido pruebas cruciales sobre la existencia de los agujeros negros y respecto a la presencia de galaxias remotas mucho antes de que los científicos lo creyeran posible. Los astronautas del Atlantis actualizaron el Hubble con una cámara mucho más sensible que podrá mostrar cuerpos formados a 500 millones de años luz tras el nacimiento del universo.

Durante sus caminatas especiales, también instalaron un espectógrafo divisor de luz para analizar la composición química de la materia situada entre las galaxias, repararon dos dos instrumentos y reemplazaron los giroscopios de posicionamiento y sus baterías.

La tripulación también dejó el Hubble con una nueva zona de acoplamiento para que un transbordador pueda engancharlo y llevarlo hasta el mar cuando su vida operativa finalice.

La agencia espacial estadounidense espera que con las actualizaciones hechas al Hubble el telescopio funcione de 5 a 10 años más, permitiendo observaciones científicas clave. Las primeras imágenes del Hubble actualizado podrán ser vistas en septiembre.