La UAL lidera un proyecto internacional de microalgas para mejorar la rentabilidad y sostenibilidad agrícola


ALMERÍA|

La Universidad de Almería coordina desde este jueves el proyecto 'Sabana' que perseguirá durante los próximos cuatro años conseguir nuevos biofertilizantes y biopesticidas alternativos a los productos químicos mediante el empleo de microalgas, lo que posibilitará una agricultura "más segura" para el consumidor y el medioambiente.

Según ha explicado la institución académica en una nota, ya se ha celebrado la primera reunión del proyecto en la que han participado 50 investigadores de Alemania, Hungría, Bélgica, República Checa y España.

El director del grupo de investigación de Biotecnología de Microalgas Marinas, Emilio Molina, ha explicado que esta iniciativa europea contempla la instalación de una planta demostrativa de las tecnologías desarrolladas, con capacidad para producir hasta 300 toneladas al año de microalgas y productos derivados.

Este proyecto incluye también la creación de un centro de investigación y desarrollo, que "será un punto de colaboración y aprendizaje tanto para empresas como investigadores y estudiantes". Se impartirán cursos de diferentes niveles y se creará un servicio de acceso online a la información generada durante el proyecto.

En el acto también han intervenido la jefa de la Unidad B2 Recursos Sostenibles para la seguridad alimentaria y el crecimiento, Kerstin Rosenow, el director de Innovación y Tecnología FCC Aqualia, Frank Rogalla, el director general de Grupo Biorizon, David Iglesias.

La Universidad de Almería coordina este proyecto que cuenta con un presupuesto de 10,6 millones de euros y en el que colaboran la Fundación Cajamar y diversas instituciones como el Instituto de Investigación y Formación Agraria Pesquera, Alimentaria y de la Producción Pesquera (Ifapa), la Consejería de Economía y la Consejería de Medioambiente y Ordenación del territorio de la Junta de Andalucía, y la Subdelegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Almería.

El proyecto 'Sabana' está financiado por la Unión Europea dentro del programa 'Blue Growth', enfocado al uso sostenible de los recursos marinos, y es uno de los dos únicos proyectos europeos aprobados en esta convocatoria.