PSOE y PP piden que no se radicalicen las posturas a favor o en contra de los transgénicos y un debate científico

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Los representantes del PSOE y del PP en la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Congreso pidieron hoy que las posturas a favor y en contra de los productos transgénicos "no se radicalicen" y reclamaron un "debate razonable que se enfoque desde el punto de vista científico".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz socialista, Alejandro Alonso, aseguró que el tema "está mal planteado como una bandera ideológica", cuando a su juicio debería ser una discusión "más técnica". Alonso dijo que en este debate se debe conjugar tres puntos: "la transparencia, la seguridad alimentaria y el componente económico".

"Nos parece incomprensible que la biotecnología pueda resolver problemas impresionantes de la salud humana y que neguemos cualquier investigación biotecnológica en el ámbito de la producción de alimentos", destacó, al tiempo que apuntó la posibilidad de dar mayor seguridad a estos alimentos a través de una legislación específica que los regule.

El portavoz 'popular', Carlos Floriano, recalcó el cultivo transgénico "es un elemento de más competitividad de la agricultura española", aunque indicó que por encima de todo debe estar garantizada la salud de los consumidores, quien en todo momento deben de estar informados de los alimentos que consumen.

De este modo, el representante del principal partido de la oposición afirmó que su grupo mantiene una "posición equilibrada" sobre este tema, donde "no caben posiciones radicales" sino "discusiones razonables".

Por el contrario, el portavoz de ICV, Joan Herrera, criticó que España sea "la puerta de entrada de los transgénicos a Europa" y que el Gobierno socialista ejerza "una de las políticas más protransgénicos de la Unión Europea".

Así, censuró la "muy negativa postura" del PSOE ante las iniciativas que ERC-IU-ICV ha presentado en el Congreso de los Diputados para que España se declare libre de transgénicos y reclamó la puesta en marcha de un decreto de coexistencia "que haga efectiva la separación entre los campos de agricultura transgénica y los que no los son".

Precisamente, organizaciones sociales celebran esta semana una batería de iniciativas en contra del cultivo de transgénicos que culminará con una manifestación en Zaragoza el próximo sábado 18 de abril. Además, esta misma semana Alemania anunció que no permitirá el cultivo de un tipo de maíz modificado genéticamente que ya se comercializa en España, lo que ha llevado a las embajadas y consulados españoles de la UE a recibir protestas en contra de la política española frente a los transgénicos.