Seis activistas se encadenan contra los transgénicos en el Centro de Investigación Agrigenómicas de Barcelona

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

Seis activistas se encadenaron esta mañana durante una hora y media a la entrada del Centro de Investigación Agrigenómica, en Barcelona, para protestar contra del cultivo de productos transgénicos en Catalunya. Después, ellos mismos se desataron.

Desde las 9.00 horas, cuando empezó la acción, una cincuentena de personas se concentraron frente al edificio para apoyar a los seis encadenados, que impidieron la entrada al recinto hasta las 10.30 horas. Llevaban pancartas con los mensajes 'Transgénicos, mala ciencia y gran negocio' y 'Agricultura ecológica y no transgénica'.

Según explicó a Europa Press un portavoz del colectivo, la protesta fue "tranquila" y en todo momento quisieron "evitar enfrentamientos", por lo que ellos mismos se desataron una vez dieron por concluido el acto "simbólico".

La acción, impulsada por el colectivo 'Transgénicos fuera!', buscaba evidenciar que cada vez hay más estudios científicos que demuestran que los cultivos transgénicos son "tóxicos para la salud y para el medio ambiente", afirmó el portavoz.

Según él, España es el único país europeo que ha permitido el cultivo de transgénicos "desde hace 12 años sin interrupción", mientras que 10 países europeos --Francia, Austria, Hungría, Italia, Grecia, Polonia, Dinamarca, Bélgica, Luxemburgo y Rumania-- ya los han prohibido en base a estudios que "demuestran su toxicidad".

En un comunicado, 'Transgénicos fuera!' señaló que el director del Centro de Investigación Agrigenómica, Pere Puigdomènech, engaña a los consumidores afirmando que los alimentos transgénicos son los más seguros que hay en el mercado, "dando cobertura científica a la propaganda indefendible de las multinacionales biotecnológicas, y obviando las evidencias científicas sobre los impactos sobre la salud y el medio".

"La Generalitat es responsable de haber promovido la expansión de los transgénicos en Catalunya sin ningún tipo de información ni debate, y responsable de haber incumplido las normativas europeas relativas al seguimiento, control y prevención de los posibles impactos", añadió.

Además, reclamó al Govern que "rectifique su política protransgénica" y que invierta en "la conservación de la biodiversidad agraria y la agricultura ecológica", pilares de la agricultura "que pueden dar respuesta a la degradación ecológica, alimentaria y ambiental".