Investigadores del CSIC desarrollan un nuevo método para detectar antibióticos en la leche

BARCELONA, 22 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigadores del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha desarrollado un método de laboratorio para detectar residuos de antibióticos en la leche.

El sistema, que puede implementarse en los laboratorios y que ha sido publicado por la revista 'Analytical Chemistry', supera en rapidez y sensibilidad a los métodos actuales, ya que identifica hasta 10 antibióticos distintos en 15 minutos.

Su sensibilidad permite detectar cantidades de hasta 0,09 nanogramos de antibiótico por mililitro, muy por debajo de las concentraciones máximas permitidas por la UE, que en la actualidad están entre los 100 y los 4 nanogramos por mililitro de leche, en función del antibiótico.

Para ensayar y validar el sistema, los investigadores analizaron 20 muestras reales de leche. De ellas, 15 contenían al menos un antibiótico de los analizados, pero sólo una muestra presentaba niveles que sobrepasaban los límites legales máximos permitidos.

Uno de los autores del estudio, Damiá Barceló, afirmó que "se trata de un método que agiliza mucho el proceso de detección e identificación inequívoca de antibióticos en muestras de leche de vaca" y sostuvo que es "idóneo para las empresas para localizar la adulteración de la leche recién recogida y que después se va a utilizar para producir derivados lácteos".

El nuevo sistema de detección es específico para betalactímicos, un grupo de antibióticos que incluye hasta seis penicilinas, como la amoxicilina o la cloxacilina, y cuatro cefalosporinas.

Los betalactímicos constituyen uno de los grupos de antibióticos más utilizados en el sector vacuno, que se suministran para el tratamiento y la prevención de enfermedades como la mastitis bovina o las neumonías. En algunos casos se siguen utilizando de forma ilegal como promotores del crecimiento, práctica prohibida por la UE desde hace unos años.

"El sistema desarrollado en este trabajo es más asequible" que los actuales, subrayó Barceló, quien dijo que otra de las ventajas del método "es la reducción en el tiempo de preparación de las muestras".