Se recupera de forma espectacular en un año parte de la Gran Barrera de Coral australiana dañada por el cambio climático

Etiquetas

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Una zona de la Gran Barrera de Coral australiana, dañada en 2006 por el aumento de las temperaturas generado por el cambio climático, ha experimentado una espectacular recuperación en tan sólo un año, según pone de manifiesto una investigación internacional publicada en la edición online de la revista PLoS one.

Los científicos documentaron que este aumento términco había provocado el blanqueamiento del coral de la zona situada en las Islas Kepell, en el sur de la barrera, y la aparición de algas que amenazaban con ahogar esta zona del arrecife provocando su consiguiente desaparición. Sin embargo, posteriormente descubrieron que ha recuperado su estado original.

El trabajo, liderado por el científico Guillermo Díaz Pulido y en el que han participado, entre otras instituciones, el Centro de Estudios Marinos de la Universidad australiana de Queensland o el Centro de Excelencia para los Estudios de Coral, señala que la recuperación de la zona dañada se ha debido a "una combinación de suerte".

Los factores que han influido en esta regeneración son, por un lado, el rápido crecimiento de los fragmentos de coral que habían sobrevivido y por otro, el inusual marchitamiento estacional de las algas. También ha influido la presencia de especies competitivas de coral, que eran capaces de crecer más rápido que las algas, así como el que se situara en un área marina que procuró una protección efectiva a los corales.

La novedad de esta investigación radica en que estos procesos en los que el coral recupera terreno generalmente requieren del paso de años e incluso décadas, algo que en esta ocasión ha sucedido de forma más rápida, en tan sólo un año.

Los corales están experimentando una degradación a gran escala a lo largo de todo el mundo debido al cambio climático, la sobrepesca o las enfermedades. El estudio recuerda que los modelos de cambio climático sugieren crecientes y cada vez más severas frecuencias de blanqueamiento de los corales debido a esta causa, con la consiguiente muerte de la especie y la proliferación de las algas y la recuperación de los corales dañados depender de la reversibilidad de la floración de las algas.