Un centro de La Olavide lidera la investigación cerebral en animales vivos

  • Sevilla, 4 abr (EFE).- El animalario-laboratorio de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), de Sevilla, inaugurado en enero, lidera en España la investigación "en vivo" y "simultánea" del comportamiento y de la actividad cerebral en animales genéticamente modificados, según ha dicho a Efe su director, José María Delgado.

Un centro de La Olavide lidera la investigación cerebral en animales vivos

Un centro de La Olavide lidera la investigación cerebral en animales vivos

Sevilla, 4 abr (EFE).- El animalario-laboratorio de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), de Sevilla, inaugurado en enero, lidera en España la investigación "en vivo" y "simultánea" del comportamiento y de la actividad cerebral en animales genéticamente modificados, según ha dicho a Efe su director, José María Delgado.

El catedrático Delgado García, que recientemente ha recibido el premio Maimónides de la Junta de Andalucía al mejor investigador en ciencias experimentales, ha subrayado que este centro es "singular" y "único" en España porque une en la misma instalación quince laboratorios y media docena de habitaciones para animales modificados genéticamente.

Esta singularidad le permite investigar simultáneamente el comportamiento y la actividad cerebral de animales vivos, mayoritariamente ratones y ratas genéticamente modificados, a diferencia de la mayoría de laboratorios convencionales que no pueden realizar ambas actividades a la vez o lo hacen con animales previamente sacrificados.

"Este centro responde a la idea central de que el cerebro hay que estudiarlo en vivo y en directo; en el momento en el que se está produciendo una determinada actividad cerebral o un aprendizaje", ha explicado Delgado.

En estas instalaciones de la UPO trabajan medio centenar de investigadores y de personal auxiliar que analizan los mecanismos electro-físicos del aprendizaje, la memoria y el comportamiento en animales complejos.

"Los laboratorios para el estudio del comportamiento animal y de su actividad eléctrica cerebral se encuentran ubicados lo más cerca posible de donde residen los animales, lo cual facilita mucho el estudio fisiológico", ha añadido.

Este centro desarrollará hasta 2011 dos investigaciones financiadas por la UE sobre el reconocimiento sin electrodos de la actividad cerebral en animales complejos y para determinar los mecanismos cerebrales relacionados con la depresión y la ansiedad.

Además, cumple con las exigencias comunitarias de poder devolver los animales estudiados al animalario sin tener que someterlos a procesos de cuarentena, dado su diseño arquitectónico y su equipamiento científico.

Otra singularidad de este animalario es que buena parte de su instrumental científico ha sido fabricado por empresas españolas asesoradas por científicos de la UPO.

Estas dependencias ocupan unos 800 metros cuadrados dentro del edifico de servicios centrales de investigación de la UPO, que dispone de 2.500 metros cuadrados y cuya construcción y equipamiento han costado 3,4 millones de euros, cofinanciados con la UE.

Delgado García, director de la División de Neurociencias de la UPO, ha señalado que este centro mantiene animales genéticamente manipulados para numerosas instituciones científicas, entre ellas, el Laboratorio Europeo de Animales Transgénicos de Roma (Italia).

Este investigador sevillano, doctorado en Medicina y Cirugía en 1972 en la universidad hispalense y que realizó posdoctorados en Oxford, París y Nueva York, es autor de 250 artículos en revistas especializadas, ha dirigido 27 tesis doctorales y se ha destacado por haber comprobado científicamente los mecanismos neuronales relativos al aprendizaje y la memoria "in vivo".

Su contribución más importante son sus estudios sobre aprendizaje y memoria desarrollada en ratones silvestres y transgénicos, una línea experimental que ha sido reconocida por la revista "Science" como uno de los diez descubrimientos más importantes de 2006.

Ha sido presidente de las sociedades españolas de Fisiología y de Neurociencia. Actualmente es miembro del comité de Educación de la IBRO y director del Programa Europeo COST sobre regeneración neural y plasticidad.