La Audiencia de Valencia absuelve a un hombre acusado de cortar la goma del gas de la vivienda de su ex pareja

VALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)

La sección primera de la Audiencia Provincial de Valencia ha absuelto a un hombre acusado de cortar la goma del gas de la bombona de butano de la vivienda en la que residía su ex pareja junto con su hijo, al considerar que existe déficit probatorio, puesto que la prueba de cargo se asentaba, fundamentalmente, en el testimonio del hijo.

Para el hombre, que en la celebración del juicio aseguró que no cortó "nada", el ministerio fiscal pedía una pena de siete años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa, sustituible por un año de cárcel por un delito de coacciones si el tribunal consideraba que no está acreditada la intención homicida, mientras que la defensa pedía su absolución.

El tribunal, tras estudiar las pruebas y testimonio, acordó la absolución del hombre, ante el déficit probatorio, que obliga a la aplicación del principio in dubio pro reo, así como a la presunción de inocencia.

Las acusaciones sostenían que este hombre, aprovechando la visita que hizo el día 15 de mayo de 2007 a su domicilio, en el que todavía vivía su ex pareja con su hijo, cortó la goma del gas de la bombona de butano.

Sin embargo, la prueba de cargo se asentaba, fundamentalmente, en el testimonio del hijo, quien indicó en su declaración que el hombre entró en la cocina, aunque no presenció lo que llevó a cabo. Horas después, dijo, cuando su madre fue a usar la cocina, se apercibió, por el olor a gas, de que la goma había sido cortada. Por el lado contrario, el hombre negó los hechos, y las personas que le acompañaban ese día avalaron su explicación.

Así, el tribunal estima que existen dos versiones opuestas e incompatibles, la de la acusación, basada en el testimonio del hijo de la denunciante, y la del hombre, corroborada por los testigos que presenciaron los hechos.

En principio, el tribunal considera que parece "más franco" y "creíble" el testimonio del hijo, "y más cuando en un alarde de sinceridad admitió que fechas después dijo al acusado que si les dejaba estar en la casa, retiraría la denuncia". No obstante, matiza que ello no puede ser bastante para fundar una condena penal, "cuando no se puede descartar un posible móvil espurio", dado que la denunciante e hijo podrían tener un interés en mantenerse en la vivienda que ocupaban y reaccionar contra la hostilidad del hombre y actual compañera. En todo caso, añade que el testimonio del hijo no fue lo preciso que debiera.