La CAC cree que la crisis del sector no tocó fondo y dice que "no se repondrá hasta que no lo haga el sistema financiero"

Donaire (MCA-UGT) cree que hay datos que hacen pensar que la crisis "está tocando fondo"

OVIEDO, 22 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Confederación Asturiana de la Construcción, Serafín Abilio Martínez, consideró hoy que "en principio" no existen datos que hagan pensar que la crisis que atraviesa el sector haya tocado fondo y aseguró que habrá que hacer frente a momentos "sino peores nunca mejores".

Abilio Martínez se manifestaba así en la rueda de prensa tras la firma de la revisión del convenio de la construcción con los representantes sindicales. El presidente de la patronal aseguró además que "el sector de la vivienda no va a funcionar hasta que no funcione el sistema financiero", algo que a su juicio tardará en suceder.

"El comprador necesita crédito y no lo tiene nada fácil", dijo el presidente de la CAC que añadió que las perspectivas no son muy buenas porque además "estamos en abril y aún no hay Plan nacional de Vivienda".

Se refirió también a las dificultades que atraviesan todas las auxiliares del sector. "Ahora mismo estamos pasándolo mal, tenemos problemas de circulante, suspensión y retraso de pagos y en definitiva una situación compleja, pero creo que los empresarios están respondiendo y aguantando bien", dijo Serafín Abilio Martínez.

Más optimista se mostró el secretario de MCA-UGT, Eduardo Donaire, que consideró que se "empiezan a apreciar signos de que poco a poco la situación está empezando a mejorar" y mostró su deseo de que la crisis esté ya tocando fondo.

Donaire se basó en los últimos datos sobre el desempleo, en los que se reflejan 2.334 contratos nuevos en el sector, 91 más que en enero. "El desempleo se ha incrementado menos y quizás esos datos me llevan a la esperanza de pensar que la crisis podía estar tocando fondo", indicó Donaire.

REVISIÓN DEL CONVENIO.

En los que si coincidieron todas las partes, patronal y sindicatos, fue en destacar la importancia de la firma de la revisión del convenio del sector, porque a su juicio la misma contribuye a dar tranquilidad y a garantizar la paz social.

En el mismo se recoge un incremento del 3,5 por ciento, un esfuerzo que se ha llevado a cabo, según la patronal, "para mantener la actividad y porque además será positivo social, política y económicamente para la región".

"Felicito y destaco la actitud empresarial porque ha decidido ir hacia adelante", dijo Serafín Abilio Martínez, que afirmó que en el sector se han perdido algo más de 7.000 empleos en los últimos dos años y que añadió que "el sector de la construcción asturiano está a la altura de cualquier país europeo".

Por su parte Donaire recordó que este convenio es uno de los principales ya que afecta al mayor colectivo de trabajadores, después de la Administración pública, con cerca de 32.000 afectados.

Indicó que la firma del mismo ha llegado tras una larga negociación que "no resultó nada fácil" pero que ha servido para demostrar que el modelo de negociación funciona.

En similares términos se pronunció Jeremías Dos Santos, que afirmó que el objetivo pasa por buscar la estabilidad del sector y evitar la conflictividad, máxime en una situación tan complicada como la actual. "Ahora nos toca trabajar todos juntos y exigir a las Administraciones la puesta en marcha de las medidas, algunas ya anunciadas, para sacar cuanto antes al sector de la crisis", concluyó Dos Santos.