Las farmacias distribuyen una guía contra la anorexia y la bulimia, que afecta a 20.000 personas

VALENCIA, 22 (EUROPA PRESS)

Las farmacias valencianas distribuirán una guía para ayudar a afrontar los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), como la anorexia y la bulimia, una enfermedad que afecta a unas 20.000 personas en la provincia de Valencia, principalmente mujeres, y que entre el 5 y el 10 por ciento de los casos termina con la muerte.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Valencia, Javier Climent, y el presidente de la Asociación Valenciana de Trastornos Alimentarios, Juan Luis Rodríguez, ofrecieron hoy una rueda de prensa para presentar esta guía, que informa de los principales rasgos de estos trastornos, los tópicos y falsos mitos, da pistas para detectar la enfermedad y consejos sobre cómo abordarla.

Rodríguez señaló que los TCA afectan en un 90-95 por ciento a mujeres, principalmente entre los 12 y los 25 años, sobre todo entre los 12 y los 17 años, aunque cada vez se dan casos a edades más tempranas, a partir de los 9 años, y se han llegado a detectar incluso en niñas de 3 y 4 años. El 70 por ciento de los casos se cura, aunque recalcó que para ello es imprescindible que los afectados reconozcan su enfermedad y quieran curarse, mientras que en un 10 por ciento la enfermedad se cronifica y entre un 5 y un 10 por ciento termina en la muerte.

Además, expuso que si en los últimos años se ha constatado un descenso notable de la anorexia, en cambio está aumentado la bulimia y es frecuente que las chicas que tiene anorexia terminen derivado en un bulimia porque "es más fácil de mantener que no comer". Asimismo, han surgido otros trastornos menos conocidos como la ortorexia, obsesión por comer sólo alimentos sanos o la vigorexia, culto al cuerpo a través de una obsesión por las dietas y el ejercicio físico, o la permarexia, aquellos obsesionados por las calorías que aporta la comida y seguir todo tipo de dietas, entre otros. "El problema es que las madres que sufren estos trastornos pierden la percepción de la realidad y se lo trasmiten a los hijos", advirtió.

Del mismo modo, los expertos han alertado de que los trastornos de la comida se ven cada vez más asociados al abuso de drogas y alcohol, aunque por el momento no se puede dar aún porcentajes. "El conocimiento de los trastornos alimentarios aun está en pañales", constató.

Por ello, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Valencia, Javier Climent, destacó la importancia de que las farmacéuticos, como profesional sanitario más cercano y accesible al paciente, sepa cómo abordar esta enfermedad para ante la sospecha de un caso sepan dar al afectado o al familiar un consejo eficaz de a qué profesional se ha de remitir o qué camino seguir. "No se pretende tratar ni diagnosticar, sino de dar la información para que se llegue a la solución lo antes posible", aclaró.

En este sentido, Rodríguez comentó que es preferible que los farmacéuticos dispensen productos peligrosos para estos enfermos, como los laxantes o diuréticos, porque pueden realizar un seguimiento y alertar a los propios enfermos o a sus familiares, porque en caso contrario los conseguirían en otra farmacia en la que desconocen sus problemas.

Este tipo de trastornos el único problema no es sólo la alimentación, sino el modo en la persona se percibe a sí misma, por lo que se trata de un problema de salud mental con graves consecuencias físicas y psicológicas.