Madrid es la segunda región "más concienciada" en el ahorro hidráulico, con un 27,8% de casas con consumo reducido

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

Andalucía es la comunidad autónomas "más concienciada" en el ahorro hidráulico, ya que el 31,5 por ciento de los hogares andaluces "reciclan el agua", seguida de Madrid, con un 27,8 por ciento de viviendas con consumo reducido. En el otro extremo de la clasificación, Asturias se coloca como la "menos ahorrativa", con sólo un 3,8 por ciento y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla con un 6,6 por ciento, según la 'Encuesta de Hogares y Medio Ambiente 2008' del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El estudio recoge que el País Vasco es la comunidad española con "mayor número de residentes que depositan sus residuos en el punto específico de recogida", (92,3 por ciento de los hogares), seguida de cerca por La Rioja (90,7 por ciento). A la cola de la clasificación vuelven a situarse Ceuta y Melilla (31,2 por ciento) y Extremadura (46 por ciento).

Además, señala que casi la totalidad de los españoles (el 96,6 por ciento de la población) "adopta algún hábito para ahorrar agua" y apunta que "ocho de cada diez familias utilizan sus lavadoras y lavavajillas a plena carga" y que el 85,5 por ciento de las viviendas españolas dispone de alguna luz de bajo consumo "para reducir el consumo de energía".

Así, este estudio refleja que las "principales prácticas" asimiladas en los hogares españoles, además de la utilización "responsable" de los electrodomésticos, son la descongelación de la comida con antelación a su consumo (86,6 por ciento); la colocación de una botella de agua en la nevera para tenerla siempre fresca (64,2 por ciento); la disposición de una papelera en el baño para no utilizar el inodoro como cubo de basura (54,7 por ciento); el llenado de los senos del fregadero antes de lavar los platos (38,8 por ciento) y la disminución del caudal de los grifos (30,8 por ciento).

En lo relativo al ahorro energético, el 66,1 por ciento de las viviendas españolas dispone de al menos un tubo o luz fluorescente y en un 67,1 por ciento utilizan bombillas de bajo consumo, incluidas las halógenas. Los menores porcentajes se observan en los municipios con menos de 10.000 habitantes, en las viviendas compartidas por una o dos personas y en los hogares de menor renta anual.

Por su parte, el reciclaje "se impone", como demuestra el hecho de que en tres de cada cuatro viviendas se separa el papel, el vidrio y los envases de plástico y metálicos "para llevarlos a un punto de recogida específico". Asimismo, en seis de cada diez hogares se seleccionan los residuos orgánicos "con el fin de depositarlos en el contenedor adecuado". Sin embargo, esta disposición "es mayor en las viviendas más numerosas y en los hogares con ingresos medios y altos".

No obstante, en lo que respecta a la contaminación ambiental, el informe refleja que el 45,3 por ciento de la población utiliza transporte privado en su vida cotidiana, especialmente el coche o la moto, frente al 21,7 por ciento que se declara "usuario habitual del transporte público", sobre todo del autobús, el metro, el tranvía y el tren. El resto va a pie (30,3 por ciento); en bicicleta (1,3 por ciento) o no se desplaza (1,4 por ciento). En este sentido, la encuesta destaca que las mujeres "son más tendentes al transporte sostenible que los hombres".