Miles de sindicalistas, con Toxo y Méndez en cabeza, se manifiestan en Sevilla en defensa del empleo

SEVILLA, 22 (EUROPA PRESS)

Unos 7.000 delegados sindicales de CCOO-A y UGT-A, según la organización, y 3.000, según la Policía, se manifestaron hoy por las calles de Sevilla en defensa del trabajo y la protección social y para pedir un cambio de modelo productivo.

La manifestación convocada por ambas centrales sindicales, contó con la presencia de los secretarios generales de UGT y CCOO a nivel nacional, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, respectivamente, además del secretario de Organización de UGT-A, Francisco Fernández, y del secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero.

La manifestación, que se desarrolló sin incidentes aunque provocó cortes de tráfico, se inició en la plaza República Dominicana, recorrió la avenida de República Argentina precedida de una charanga, y concluyó en la glorieta de San Diego. A la conclusión de la marcha, en la propia glorieta de San Diego, se celebró un gran acto en el que intervinieron los líderes nacionales y regionales de ambos sindicatos.

Estos actos a nivel regional suponen la culminación del calendario de movilizaciones conjuntas que ambos sindicatos han estado desarrollando en todas las capitales andaluzas con el objetivo de "exigir medidas eficaces contra la crisis y defender los puestos de trabajo y los derechos laborales".

Las movilizaciones conjuntas, en las que, según el secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, participaron unos 15.000 delegados de todas las provincias, se iniciaron el 12 de febrero en Sevilla, a la que siguieron Málaga (19 de febrero), Cádiz (3 de marzo), Córdoba (10 de marzo), Granada (12 de marzo), Jaén (17 de marzo), Almería (19 de marzo) y Huelva (24 de marzo).

Carbonero se mostró en contra de la posición de "aquellos empresarios andaluces que con la excusa de la crisis anden recortando derechos y salarios a los trabajadores", por lo que consideró necesaria una reactivación de la negociación colectiva para evitar conflictos "que no el lo mejor en la actual situación".

El dirigente de CCOO-A reclamó que no se baje de subidas salariales de en torno al 2% para perder mantener los niveles de consumo, "pues de lo contrario flaco favor se hará a los trabajadores y se juega incluso en contra de las propias empresas".

Asimismo, se mostró "abierto al diálogo" y dispuesto a reunirse con el candidato a la Presidencia de la Junta, José Antonio Griñán, una vez que haya sido elegido, para que se agilicen las medidas arbitradas contra la crisis y suscribir y llegar a consenso en torno al VII Acuerdo de Concertación Social.

Por su parte, el secretario de Organización de UGT-A, Francisco Fernández, destacó el "éxito rotundo" de las movilizaciones, donde hubo "una presencia masiva de delegados sindicales" y recordó que el "eje básico" de las reivindicaciones es "la defensa de los derechos de los trabajadores".

Recordó que la jornada del Primero de Mayo se convertirá en "una llamada de atención" de la situación actual y precisó que de forma paralela a las movilizaciones se debe retomar la negociación colectiva.

"Los trabajadores no deben pagar la crisis y los empresarios deben darse cuenta de que no vamos a apoyar las nuevas recetas que surgen apostando por recortes laborales", agregó Fernández, quien demandó a las administraciones públicas que "se noten los efectos de las medidas y planes anticrisis aprobados".

Ambos dirigentes sindicales regionales reivindicaron un cambio de modelo productivo, menos dependiente de la construcción y donde se otorgue mayor peso a la industria, la agricultura y sectores emergentes como las energías renovables y servicios medioambientales.