Trabajan en una "nariz electrónica" para la detección de explosivos

  • Zaragoza, 11 abr (EFE).- Científicos aragoneses trabajan en una "nariz electrónica" para la detección temprana de explosivos, para lo que desarrollarán un chip con reconocedores específicos de especies gaseosas con aplicación en distintos sectores industriales.

Trabajan en una "nariz electrónica" para la detección de explosivos

Trabajan en una "nariz electrónica" para la detección de explosivos

Zaragoza, 11 abr (EFE).- Científicos aragoneses trabajan en una "nariz electrónica" para la detección temprana de explosivos, para lo que desarrollarán un chip con reconocedores específicos de especies gaseosas con aplicación en distintos sectores industriales.

El proyecto, del Instituto de Nanociencia de Aragón (INA) y del Instituto Tecnológico de Aragón (ITA), pretende facilitar la localización eficaz de compuestos explosivos en lugares públicos que pueden ser blanco de ataques terroristas, ha informado hoy en un comunicado el Gobierno aragonés.

Su objetivo científico es el diseño y desarrollo de una plataforma multisensora construida por varias microestructuras de silicio modificadas con zeolitas para la detección específica de elementos concretos presentes en mezclas gaseosas.

Aunque este microdispositivo tiene aplicación en numerosos sectores, el proyecto se centra en la detección de una molécula modelo de la familia de explosivos derivados del TNT.

El concepto conocido como "nariz electrónica" se usa para aquellos mecanismos capaces de reconocer y cuantificar un determinado gas presente en una mezcla de varios gases.

La tarea es especialmente compleja, ya que no existen mecanismos de traducción o capas sensoras que sean perfectamente selectivas.

En el proyecto del INA y el ITA, las micropalancas o microestructuras de silicio están recubiertas de micromembranas de zeolitas que actuarán de capas sensoras, absorbiendo los gases de forma selectiva en función de su temperatura.

El Departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad ha subvencionado este proyecto con 54.222 euros, dentro de la Convocatoria de Proyectos de Investigación y Desarrollo Tecnológico de 2008 orientada al desarrollo y transferencia de conocimientos.

En este proyecto se pretende acercar los resultados de la investigación básica llevada a cabo en el Instituto de Nanociencia de Aragón a las necesidades de las empresas, buscando posibles aplicaciones industriales de los desarrollos objeto del proyecto.

Para esta investigación se ha creado un grupo multidisciplinar compuesto por personal del INA, en concreto por miembros del grupo de excelencia NFP, gaZ e IMANA, y el Grupo de Investigación Aplicada Consolidado (GIA-MDPI) del Instituto Tecnológico de Aragón.

El Instituto de Nanociencia de Aragón, dependiente de la Universidad de Zaragoza, es el centro de referencia regional en las actividades relacionadas con la investigación en nanociencia y nanotecnología.

El INA asume en este proyecto la fabricación de las micropalancas, la integración de la electrónica, la funcionalización con capas zeolíticas y finalmente la validación del prototipo de plataforma multisensora en la detección de gases.

Para ello, cuenta con una experiencia acumulada en el campo de los sensores de ocho años, y en particular en el de las micropalancas de cuatro años.

El Instituto Tecnológico de Aragón aporta la capacidad de un grupo de 50 investigadores orientado a la aplicación de los resultados de investigación y transferencia de tecnología al tejido industrial, con experiencia en diseño y modelado de sistemas.

En este proyecto, el ITA asume tanto el diseño de las microestructuras de silicio como el de la electrónica asociada para su actuación y detección.

El ITA está poniendo en marcha, desde 2008, un laboratorio de nanocomposites en el que ha invertido 600.000 euros y que ya dispone de dos máquinas con las que se realizan nuevos materiales multifuncionales y que pueden utilizar las empresas de automoción, ascensor o electrodomésticos.

Para ello, se colabora estrechamente con institutos de investigación en la materia como el Instituto de Nanociencia de Aragón, dependiente de la Universidad de Zaragoza, y el Instituto de Carboquímica, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).