Un equipo internacional investiga la vegetación existente de los periodos Jurásico y Cretácico en Burgos

BURGOS, 21 (EUROPA PRESS) Un equipo internacional y multidisciplinar de paleontólogos continúa con el proyecto de investigación y difusión que se desarrolla en el sureste de la provincia de Burgos de la vegetación existente de los periodos Jurásico y Cretácico. Según informaron a Europa Press fuentes próximas al proyecto, además de los yacimientos de dinosaurios ya catalogados en la Sierra de la Demanda existen otros contemporáneos con restos fósiles de flora y fauna que permiten reconstruir los ecosistemas de esa época. Entre ellos tienen "especial importancia" los fósiles de plantas como troncos, tallos, hojas, cutículas, estructuras reproductivas (piñas, esporas, polen) e incluso de exudados como el ámbar, yacimientos que se aproximan a la treintena en la Sierra de la Demanda, donde casi todos ellos proceden del Cretácico inicial (144-110 millones de años atrás) y algunos "escasos" del final del Jurásico (150-144 millones de años atrás). Por ello y bajo el amparo de la Junta de Castilla y León, según las mismas fuentes, la empresa salense Dinocyl S.C. comenzó en 2008 los trabajos, que concluirán en 2010 y que, durante el presente año, se centrarán en el análisis de los fósiles vegetales procedentes de yacimientos de los municipios de Torrelara, Hortezuelos, Rabanera del Pinar, Regumiel de la Sierra y Ledanías (terrenos comunales) de Salas de los Infantes, Hacinas, Castrillo de la Reina y Monasterio de la Sierra. Así, un equipo "internacional y multidisciplinar" de paleontólogos, constituido por los investigadores del Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense (CAS) y del Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes y paleobotánicos de la Universidad de Zaragoza y de la Universidad de Lyon (Francia), a quienes este año se suman investigadores de la Universidad de Vigo, trabajará este año en la búsqueda de restos fosilizados de pólenes, esporas, impresiones de hojas y tallos, restos de semillas y cutículas (tejidos externos de las plantas). "En yacimientos de Torrelara, Hortezuelos, Rabanera del Pinar y Regumiel de la Sierra existen sedimentos que contienen ese tipo de fósiles, para cuyo estudio se necesita el microscopio o la lupa", explicaron las mismas fuentes antes de añadir que toda la información que genere esta investigación se completará después con el estudio de diversos yacimientos de árboles, troncos y tallos fósiles de coníferas y helechos. Así, se estudiarán las condiciones en que se enterraron los troncos y el proceso de fosilización ya que la anatomía microscópica de los tejidos celulares de estas plantas permitirá identificar especies y familias de plantas. CONCLUSIONES "RELEVANTES" EN 2008 Cabe recordar que la campaña de 2008, a pesar de haber abarcado sólo una pequeña parte de los yacimientos escogidos para la totalidad del proyecto, generó una serie de conclusiones "relevantes" que "ratifican los planteamientos iniciales del grupo de trabajo". De este modo, los taxones o grupos de plantas que se han identificado corresponden a briofitas (musgos), pteridofitas (helechos), Gimnospermas de varias familias (incluyendo coníferas y cycadofitas), lo que demuestra la "diversidad vegetal alta" y constituye la prueba "más evidente del desarrollo de ecosistemas complejos en el Cretácico Inferior". A partir de esos datos se han podido identificar ecosistemas húmedos desarrollados bajo climas subtropicales en los que existía algún factor de estrés ambiental que afectaba al desarrollo de las distintas especies vegetales. La información que genere este proyecto, que se plantea explorar las interacciones entre los dinosaurios herbívoros o fitófagos y las plantas, sus posibles relaciones de evolución en paralelo, se difundirá en artículos científicos publicados en revistas internacionales, charlas divulgativas en localidades de la comarca y de la comunidad autónoma a lo que se suma que el Museo de Dinosaurios de Salas incorporará los nuevos datos a su exposición permanente de elementos vegetales fósiles. Asimismo, al final del proyecto se pretende publicar un libro divulgativo que recoja la información generada en la investigación "presentada de un modo sencillo para un público amplio". La riqueza paleobotánica de la comarca serrana es "muy alta", como muestran las investigaciones anteriores publicadas por el Colectivo Arqueológico-Paleontológico Salense y la colección de fósiles vegetales que alberga el Museo de Dinosaurios.