El Atlantis pone punto y final a las labores de mejora del Hubble

  • Washington, 18 may (EFE).- Los astronautas del transbordador Atlantis, que regresan a la Tierra el viernes, concluyeron hoy los trabajos de mejora del telescopio espacial Hubble, cuya vida pretenden alargar por cinco años más.

Washington, 18 may (EFE).- Los astronautas del transbordador Atlantis, que regresan a la Tierra el viernes, concluyeron hoy los trabajos de mejora del telescopio espacial Hubble, cuya vida pretenden alargar por cinco años más.

La última de las labores de trabajo espacial, realizada por los astronautas John Grunsfeld y Drew Feustel, se inició a las 12.28 GMT, cuando el Atlantis cumplía su órbita 103 alrededor de la Tierra, viajando a unos 27.000 kilómetros por hora.

Esa tarea concluyó seis horas y cuatro órbitas más tarde, a las 19.21 GMT.

Primero, Grunsfeld y Feustel completaron el reemplazo de las baterías del telescopio, lanzado al espacio hace 19 años y que orbita a unos 600 kilómetros de la Tierra, y para ello sustituyeron el segundo módulo de baterías.

Cada módulo pesa unos 208 kilogramos y contiene tres baterías que suministran energía para las operaciones del observatorio espacial cuando éste transcurre por la porción nocturna de su órbita.

Con esta renovada fuente de energía, el telescopio debería seguir en operaciones otros cinco años.

El primero de los módulos fue reemplazado en la segunda de las cinco jornadas de trabajo exteriores en esta misión, que será la última de un transbordador en el mantenimiento del Hubble.

Los dos trabajadores espaciales también reemplazaron uno de los sensores de orientación fina del telescopio.

Estos sensores se usan para dar la información de orientación del ojo telescópico y también sirven como instrumento científico para la determinación de la posición y movimiento preciso de las estrellas.

Una vez completadas esas tareas, Feustel y Grunsfeld pusieron su atención en la nueva cubierta de una sección en el exterior del telescopio.

Grunsfeld y Feustel instalaron los tres paneles de metal brillante que protegerán el casco del telescopio Hubble.

Algunos de los paneles sirven tanto de aislantes como de radiadores para los delicados instrumentos del lente.

Los materiales escudan al artefacto de las radiaciones intensas y los cambios extremos de temperaturas en el espacio, al tiempo que permiten la radiación del calor para impedir el recalentamiento dentro del telescopio.

Si todo transcurre de acuerdo con el programa, este martes a las 12.53 GMT el Atlantis, que lleva siete tripulantes, soltará al Hubble, que podrá así continuar su travesía espacial, en la que ha completado ya más de 97.000 órbitas a la Tierra.

Media hora después, el transbordador empezará a alejarse del instrumento que ha permitido, durante más de una década, que más de 4.000 astrónomos efectuaran observaciones y descubrieran vistas sin precedentes del Universo.

El retorno del Atlantis a la Tierra está programado para el viernes a las 15.40 GMT.

La agencia espacial estadounidense NASA tiene previsto en el 2010 retirar de servicio los transbordadores, un medio de exploración que debutó en 1981 y que ha registrado la tragedia de dos naves que estallaron y la muerte de 14 tripulantes.

Esta misión de reparación y modernización del Hubble se había postergado varias veces mientras los técnicos sopesaban los riesgos y los costos de una labor muy diferente de las misiones de reaprovisionamiento, cambio de tripulación y construcción de la Estación Espacial Internacional (EEI).

Durante las misiones a la EEI, el transbordador atraca en el puesto que orbita a unos 380 kilómetros de la Tierra y en el cual habitan regularmente tres tripulantes.

En caso de accidente de la nave, los astronautas pueden refugiarse en la EEI.

Para su labor de reacondicionamiento del Hubble, el transbordador viajó a casi 600 kilómetros de la Tierra, en una región en la cual abundan los restos de otros artefactos humanos, por lo cual durante toda su misión se ha vigilado la aproximación de basura espacial.