El mal tiempo obliga al Atlantis a aplazar dos días su regreso a la Tierra

  • Washington, 23 may (EFE).- El mal tiempo obligó hoy, por segundo día consecutivo, a aplazar el regreso del transbordador Atlantis a la Tierra, cuya tripulación permanecerá un segundo día extra en el espacio, tras completar con éxito su misión para mejorar la capacidad del telescopio espacial Hubble.

Washington, 23 may (EFE).- El mal tiempo obligó hoy, por segundo día consecutivo, a aplazar el regreso del transbordador Atlantis a la Tierra, cuya tripulación permanecerá un segundo día extra en el espacio, tras completar con éxito su misión para mejorar la capacidad del telescopio espacial Hubble.

Estaba previsto que el Atltantis volviera a la Tierra con sus siete tripulantes a las 9.15 hora local (13.15 GMT) al Centro Espacial Kennedy de la NASA, en el estado de Florida.

Sin embargo, las malas condiciones meteorológicas que impidieron que el regreso del transbordador el viernes, como estaba programada la misión, obligaron a aplazarlo para otra hora del día y finalmente a suspenderlo hasta el domingo.

La NASA había preparado seis posibilidades de aterrizaje.

"Habrá una oportunidad para un aterrizaje en el Kennedy mañana y vamos a mantener esa opción abierta", explicó a la tripulación Greg Johnson, uno de los responsables del centro de control del Centro Kennedy de Florida.

La otra posibilidad que baraja la NASA es que aterrice en la base Aérea de Edwards, en California, lo cual tendría un coste adicional de 1,8 millones de dólares ya que posteriormente deberían desplazar el transbordador de una costa a otra del país.

No obstante, según dijo Johnson a la tripulación, la base Aérea de Edwards "sigue siendo una buena opción para mañana y el lunes, si fuera necesario".

La primera oportunidad de aterrizaje para el domingo en el Centro Espacial Kennedy está prevista a las 10.11 hora local, (14.11 GMT).

El centro de control, en comunicación con el comandante de la nave Scott Altman, explicó que permanecían atentos a la evolución meteorológica y agradeció la "paciencia" de los tripulantes.

"Permaneceremos justo donde estamos ahora", dijo el comandante Altman.

Scoot Altman, que ha participado en otras misiones del Atlantis y el Columbia, es el comandante de esta misión y de una tripulación integrada por el piloto Gregory C. Johnson, la especialista Megan McArthur y los astronautas Andrew Feustel, John Grunsfeld, Mike Massimino y Michael Good.

En esta misión, inicialmente prevista de 11 días, los astronautas han realizado cinco caminatas espaciales para reparar y montar piezas nuevas en el telescopio espacial Hubble, que durante 19 años ha proporcionado las imágenes más increíbles del cosmos.

La misión, considerada una de las más peligrosas en el programa de los transbordadores, permitirá que el observatorio siga operando al menos durante cinco años más, según calculan los científicos de la agencia espacial de Estados Unidos.

Entre sus nuevos accesorios, el Hubble cuenta ahora con un espectrógrafo de los orígenes cósmicos con el que observará la luz emitida por quásares extremadamente alejados de la Tierra, para ver cómo cambia a medida que atraviesa los gases entre galaxias distantes.

Esto permitirá que los científicos conozcan la composición de esos gases, cómo han cambiado a lo largo de los tiempos y en qué forma afectan a las galaxias.

Además, una nueva cámara agregada al Hubble permitirá la toma de imágenes a gran escala y extremadamente claras y detalladas dentro de una gama muy amplia de colores.

Esta misión ha sido seguida con atención desde la Tierra por ser la última visita de un transbordador al Hubble, ya que la NASA ha anunciado que en 2010 los transbordadores serán retirados de circulación para poner en marcha otros programas espaciales.

El telescopio fue instalado en órbita por el transbordador Discovery en 1990, tiempo en el que ha completado más de 97.000 vueltas al planeta y ha proporcionado una visión de las estrellas que hasta ese momento no había sido posible debido a la distorsión atmosférica de la Tierra.

El presidente, Barack Obama, felicitó por videoconferencia al comandante de la nave por "permitir que el Hubble continúe su viaje" para seguir explorando el cosmos y ampliando el conocimiento humano.

"El Hubble es un símbolo de nuestra búsqueda del conocimiento, dijo Obama, quien destacó que esta misión de reparación "ha proporcionado un ejemplo maravilloso de la dedicación y el compromiso con la exploración que representa a Estados Unidos".