El primer comandante europeo de ISS viaja al espacio y junto con sus compañeros doblará a seis la tripulación

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El astronauta de la Agencia Europea del Espacio (ESA), Frank De Winne, parte a las 12.34 horas de hoy en la nave rusa Soyuz TMA-15 y desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) rumbo al espacio. De esta manera, se convertirá en el primer comandante europeo de la Estación Espacial Internacional (ISS) desde octubre a finales de noviembre. Además, junto con su otros dos compañeros, el canadiense Robert Thirsk y el ruso Roman Romanenko, doblarán por primera vez la tripulación de la plataforma orbital de tres a seis tripulantes.

Su misión, llamada 'OasISS', se concentrará en la investigación científica, la tecnología y la educación. Según explica la ESA, 'OasISS' es importante en muchos aspectos: por primera vez la tripulación permanente estará integrada por seis astronautas en lugar de por tres, como hasta ahora, y además, De Winne será el primer comandante europeo de la ISS.

Como tal, será responsable de, entre otras cosas, operar la ISS; dirigir las actividades de la tripulación y garantizar su seguridad; y de que los elementos, el equipo y la carga útil de la ISS reciben el cuidado adecuado.

Durante su estancia en la plataforma orbital, De Winne llevará a cabo experimentos científicos diseñados por investigadores internacionales, entre ellos España. Asimismo, realizará demostraciones de tecnología y desarrollará un programa educativo.

"La labor de De Winne resultará también esencial a la hora de operar el brazo robótico de la Estación y del módulo Kibo, para ayudar a instalar las cargas útiles exteriores del laboratorio japonés", comenta la agencia europea del espacio.

No se trata del primer viaje del astronauta belga a la ISS, ya que pasó diez días a bordo en 2002, durante la misión Odissea. A juicio de la ESA, desde entonces la estación orbital "ha cambiado mucho". De hecho, en marzo de 2008 se lanzó con éxito el Julio Verne, la primera nave ATV para transporte de suministros y equipos a la ISS.

"Igualmente, un mes antes se había acoplado con éxito a la Estación el laboratorio europeo Columbus. Desde entonces Europa pasó a convertirse en socio de pleno derecho de la ISS, con una infraestructura orbital permanente en la que desarrollar su propio programa científico", concluye la ESA.