Kazajistán renuncia a enviar cosmonauta al espacio por problemas económicos

  • Moscú, 8 abr (EFE).- La agencia espacial rusa (Roscosmos) anunció hoy que por problemas económicos Kazajistán no enviará el próximo otoño a la Estación Espacial Internacional (EEI) a uno de sus cosmonautas como miembro de la expedición permanente.

La Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo aterriza con éxito

La Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo aterriza con éxito

La Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo aterriza con éxito

La Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo aterriza con éxito

La Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo aterriza con éxito

La Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo aterriza con éxito

Moscú, 8 abr (EFE).- La agencia espacial rusa (Roscosmos) anunció hoy que por problemas económicos Kazajistán no enviará el próximo otoño a la Estación Espacial Internacional (EEI) a uno de sus cosmonautas como miembro de la expedición permanente.

"Hemos recibido una notificación oficial por parte de la agencia espacial de Kazajistán en la que, debido a motivos económicos, nos piden suspender los preparativos para el vuelo de su cosmonauta". indicó Anatoli Permínov, director de la Agencia Espacial Rusa, Roscosmos, citado por la agencia oficial RIA-Nóvosti.

El vuelo del astronauta kazajo estaba previsto para septiembre próximo.

Roscosmos, agrego Permínov, estudiará diversas alternativas para sustituir al astronauta kazajo, ya sea la incorporación de otro cosmonauta ruso o bien la de otro turista espacial en esa tripulación.

El jefe del programa de vuelos espaciales de Roscosmos, Alexéi Krasnov, indicó, por su parte, que "si el que vuela es un turista, todavía está a tiempo de prepararse".

"Hay un candidato, pero en estos momentos estamos discutiendo con Energuia (corporación rusa especializada en la fabricación de aparatos espaciales) los preparativos técnicos de ese vuelo", agregó.

En tanto, hoy aterrizó con éxito en las estepas de Kazajistán el módulo de descenso de la nave rusa Soyuz TMA-13 con tres tripulantes a bordo, entre ellos el turista espacial Charles Simonyi.

Este magnate informático estadounidense de origen húngaro, que según la prensa rusa pagó 35 millones de dólares por viajar por segunda vez a la EEI, era considerado hasta hoy el último turista espacial en viajar a la plataforma orbital hasta que se construya una nueva Soyuz especialmente para fines turísticos.