La NASA dota al Hubble de nuevos giroscopios tras una caminata de casi ocho horas

  • Washington, 15 may (EFE). Los especialistas Michael Good y Mike Massimino instalaron hoy seis giroscopios y una nueva batería en el telescopio Hubble, en la segunda caminata espacial de la misión de la NASA, que duró ocho horas, la octava más larga de la historia.

Washington, 15 may (EFE). Los especialistas Michael Good y Mike Massimino instalaron hoy seis giroscopios y una nueva batería en el telescopio Hubble, en la segunda caminata espacial de la misión de la NASA, que duró ocho horas, la octava más larga de la historia.

La segunda caminata espacial de la misión STS-125 del transbordador Atlantis para mejorar la capacidad y efectuar una serie de reparaciones del telescopio espacial, se inició con el primer rayo de luz y sobre las 15.15 horas el equipo de la NASA había cumplido con todos los objetivos prefijados.

La tarea de Good y Massimino era reemplazar las tres unidades sensoriales del Hubble. Cada unidad incluye dos giroscopios que ayudan al telescopio a enfocar, indicó la NASA en su resumen final de la caminata espacial.

Los astronautas no pudieron colocar una de las tres unidades, pero fueron capaces de instalar una de repuesto con dos giroscopios.

Los dos especialistas espaciales también reemplazaron una módulo de batería instalado hace 19 años con uno nuevo en una parte del telescopio. El lunes los especialistas John Grunsfeld y Andrew Feustel cambiarán otro módulo.

Las baterías suministran energía al telescopio cuando la sombra de la Tierra lo deja en la oscuridad y sus paneles solares no están expuestos al sol.

El control en el Centro de Operaciones para Telescopios Espaciales de la NASA en Maryland confirmaron que los seis giroscopios habían sido instalados y que la nueva batería ha superado las pruebas preliminares de funcionamiento.

El comandante Scott Altman y la especialista de la misión Megan McArthur completaron una inspección de 40 placas térmicas de la cobertura del transbordador Atlantis, que no podían ser revisadas el martes.

El Atlantis, que partió el lunes de Cabo Cañaveral (Florida), sufrió daños aparentemente leves en su cobertura térmica durante el despegue.

En una inspección de diez horas realizada por la tripulación del transbordador al día siguiente, se detectaron pequeños arañazos en una de las placas térmicas que recubren el transbordador.

La NASA indicó entonces que a primera vista, el daño encontrado "parece ser menor y no supone una preocupación", si bien los expertos tendrán que analizarlo para averiguar si la cubierta térmica del transbordador "está en buen estado".

La agencia espacial señaló hoy que, basado en análisis de imágenes de la cubierta, los directores de la misión han dado su visto bueno al estado del sistema de protección termal hasta una nueva inspección antes del aterrizaje el martes.

La última tarea de la tripulación del Atlantis de hoy fue revisar los procedimientos de la caminata espacial de mañana, la tercera de la misión.

En esa caminata, Grunsfeld y Feustel instalarán un nuevo espectógrafo de cósmico y una cámara avanzada para inspecciones u operaciones de reconocimiento.

Dado que la caminata espacial de hoy se prolongó más de lo previsto, el equipo se levantará el sábado una hora más tarde.