Los científicos rastrean el norte de Cáceres para localizar el cometa que impactó en Béjar

  • Mérida, 22 feb (EFE).- Una expedición de científicos, encabezada por miembros de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, rastreará el norte de Cáceres en abril para localizar un fragmento del cometa que impactó en julio de 2008 en Béjar (Salamanca).

Los científicos rastrean el norte de Cáceres para localizar el cometa que impactó en Béjar

Los científicos rastrean el norte de Cáceres para localizar el cometa que impactó en Béjar

Mérida, 22 feb (EFE).- Una expedición de científicos, encabezada por miembros de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos, rastreará el norte de Cáceres en abril para localizar un fragmento del cometa que impactó en julio de 2008 en Béjar (Salamanca).

En declaraciones a Efe, el profesor de Cosmoquímica y las Ciencias del Espacio de la Universidad de Huelva, José María Madiedo, ha explicado que, aunque el bólido cayó sobre tierras salmantinas, su cercanía con Extremadura -a diez kilómetros- y la dirección norte-sur que llevaba hace que sea "muy probable" que se encuentre en Cáceres.

Será la segunda expedición que los expertos realizan en territorio extremeño en busca del cuerpo celeste, después de la que realizaron sin éxito meses atrás en la comarca de Las Hurdes.

En el momento de alcanzar la corteza terrestre, el cometa tenía masa de dos toneladas de las que se prevé que, por la enorme fricción que sufrió en contacto con la atmósfera, haya sobrevivido un diez por ciento.

El equipo está integrado por miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y profesores de las universidades de Santiago de Compostela, Valencia, la Complutense de Madrid y la Politécnica de Cataluña.

Su principal obstáculo, según Madiedo, será la orográfica del terreno y la densa vegetación que presenta el norte de Cáceres.

Los medios técnicos del observatorio del Centro Internacional de Estudios y Convenciones Ecológicas y Medioambientales (CIECEM) que la Universidad onubense posee en parque dunar de Matalascañas (Huelva) han determinado que dicho meteorito procede del Cometa Metcalf, que se desintegró en el sistema solar en 1920.

En caso de encontrarse, ha explicado, representaría el primer fragmento de estas rocas que orbitan alrededor del sol que recuperaría el hombre en su historia.

Hasta ahora, los científicos sólo habían recuperado asteroides, objetos rocosos "mucho" más consistentes que, por su propia composición, sobrepasan la corteza planetaria y llegan al suelo.

Los cometas, sin embargo, se componen de roca y hielo, un compuesto más vulnerable que favorece su desintegración en contacto con la atmósfera.

En el proceso de combustión, estos cuerpos dejan a su paso un halo de luz conocido como "estrella fugaz".

Madiedo ha subrayado que aportaría datos muy importantes sobre la composición del Sistema Solar e, incluso, de la propia formación de la Tierra, ya que los científicos sostienen que los meteoritos aportaron al planeta azul los elementos necesarios para la génesis de la vida.