México ofrece a la ONU su Gran Telescopio para vigilar asteroides peligrosos

  • Viena, 17 feb (EFE).- México ha ofrecido a la ONU convertir su Gran Telescopio Milimétrico (GTM) en un radar para estudiar y vigilar a los asteroides potencialmente peligrosos, con el fin de prevenir un eventual impacto con nuestro planeta.

México ofrece a la ONU su Gran Telescopio para vigilar asteroides peligrosos

México ofrece a la ONU su Gran Telescopio para vigilar asteroides peligrosos

Viena, 17 feb (EFE).- México ha ofrecido a la ONU convertir su Gran Telescopio Milimétrico (GTM) en un radar para estudiar y vigilar a los asteroides potencialmente peligrosos, con el fin de prevenir un eventual impacto con nuestro planeta.

"Más tarde o más temprano tendremos un impacto", dijo hoy en rueda de prensa en Viena Alfonso Serrano, coordinador general del proyecto GTM.

"Proponemos usar este telescopio en la red para estudiar y determinar los asteroides y facilitar así la toma de decisiones a tiempo", añadió el experto, después de haber presentado la idea ante la Comisión de Naciones Unidas sobre la Utilización del Espacio Ultraterrestre con Fines Pacíficos (COPUOS, en inglés), reunida en la capital austríaca.

Por su parte, Sergio Camacho, secretario general del Centro Regional de Enseñanza de Ciencia y Tecnología del Espacio para América Latina y el Caribe, recordó que la comunidad internacional ha sido ya advertida del riesgo que supone el ya famoso Apophis.

Se trata de un asteroide de 270 metros de diámetro que pasará muy cerca del nuestro en 2029, en su camino hacia el Sol, y amenaza con impactar en la Tierra a su regreso, hacia 2036, con un efecto superior al de varios miles de bombas atómicas.

"Aún no sabemos su trayectoria (exacta), ni conocemos tampoco su composición. Si tuviéramos estos datos, podríamos averiguar qué tenemos que hacer. Un radar como éste puede aportar la información necesaria", destacó Camacho.

Situado en el pico de Sierra Negra, a 4.580 metros de altura, en el Estado mexicano de Puebla, este radiotelescopio tiene la posibilidad de poder convertirse "en el radar más grande del mundo" y ayudar a mitigar el peligro de los meteoritos.

En declaraciones a Efe, Serrano precisó que el GTM se terminó de construir a finales de 2006, está aún en la "fase de verificación" y entre agosto y septiembre se dará "la primera luz científica", es decir, que debería comenzar a operar normalmente.

Pero aunque ya desde ese momento será posible desarrollar técnicamente el radar, antes la comunidad internacional debe tomar la decisión de crear el mecanismo de control de asteroides, agregó.

El científico espera obtener una respuesta al planteamiento en unos dos años, después de haber sido bien acogido en la 46 reunión de la Subcomisión de Asuntos Científicos y Técnicos de la COPUOS.

No obstante, reconoció que todavía faltan las estructuras para tomar decisiones de este tipo a nivel mundial, no sólo a este respecto, sino también frente a otros problemas espaciales que se tratan en el mismo foro.

Entre ellos, destacó la prevención de colisiones como la acaecida la semana pasada entre un satélite estadounidense en activo y otro ruso fuera de uso, así como el problema de los deshechos espaciales.

"Si no empezamos a limpiar... hay 20.000 objetos ahí arriba", dijo, y destacó la propuesta de Francia de empezar ya con el primer paso, de no poner más basura y traer a Tierra los satélites que queden fuera de funciones.

A pesar de la crisis económica actual, Serrano considera que debe ser factible avanzar en este campo.

Recordó que el coste inicial del proyecto de una red para detectar y vigilar los asteroides se cifra en unos mil millones de dólares (unos 793 millones de euros), una cifra moderada si se tiene en cuenta que "cada lanzamiento cuesta unas decenas de millones de dólares".

"O nos lo gastamos en eso o lo gastamos en otra cosa, pero la supervivencia del planeta creo que es una buena causa", sentenció.